El Inconsciente Colectivo

Desde que Jüng acuñó el término inconsciente, coleccionamos una historia fantástica de traumas, amarguras, remordimientos y falta de soberanía emocional. Esta colección de programas, los tenemos instalados en este lugar universal llamado inconsciente colectivo. Aunque cada uno viva los acontecimientos desde su  puesto de observador, somos muy repetitivos.

El gran sabio suizo, estudioso emperdernido de la psique humana ya nos informó que cuando un ser humano hace un intento por ver su sombra, se da cuenta e incluso se avergüenza de impulsos que niega en sí mismo, pero que puede ver claramente en distintas personas: egoismo, cobardía, apetito desordenado de dinero. Y es que toda personificación del inconsciente como la sombra o la idea de Dios son duales.

Es fundamental entender que el inconsciente es incapaz de procesar el “NO”. Si le decimos a alguien no corras, no tengas miedo, no pienses en un coche azul, automáticamente, nuestro cerebro inconsciente capta, corre, ten miedo, piensa en un coche azul. Se requiere gran valor para tomarse en serio el inconsciente y ocuparse de los conflictos que plantea, sin resistencia.

La mayoría de las personas somos tan indolentes para pensar con profundidad en esos aspectos de nuestra conducta  consciente, demasiado poco diestros para considerar cómo el inconsciente nos afecta.

La información del inconsciente aparece en forma de imágenes en sueños y visiones, probablemente por eso Jüng tenía un gran interés en la interpretación de los sueños y símbolos como forma de entender los cambios en la psique.

El inconsciente colectivo es algo innato a todos los seres humanos, incluso antes del nacimiento, esta especie de biblioteca universal de sabiduría a la que todos tenemos acceso, ya estaba operativa.

La única experiencia espiritual en la que nos debemos adentrar se encuentra en el reino interior de la psique inconsciente.

 

 

Toxicidad informativa

La mayor parte del tiempo, estamos recibiendo toxicidad informativa. A menudo, tenemos puesto nuestro foco e interés en asuntos y cuestiones banales, recibiendo gran cantidad de información que seguramente no necesitamos, ni nos beneficia de ningún modo, bien al contrario nos anestesia para obtener nuestra propia identidad.

¿De dónde proceden los pensamientos que tengo en mi cabeza?. ¿Son realmente una parte de mí o de la información que recibo a diario?. Mantengo esa información en mi entorno y en mi cerebro como una ruleta contínua.

¿Porqué no selecciono algo que influye tanto en mi desarrollo?

Estoy convencido de que la mayoría de las enfermedades y recurrencias, sino todas, son de caracter emocional. Por tanto, entre la información que me llega cotidianamente, y  la cantidad de tiempo que empleo cada día en mantener pensamientos y creencias habituales en mi mente, alimento un circuito de flujo contante, con tendencia hacia la tensión emocional.

En la antiguedad, cuando se quería conquistar una ciudad, se cercaba, y se mantenía asediada hasta que se rendía. Eso mismo dirigido a nuestro sistema de coherencia cardiaca y emocional, es decir, corazón y cerebro unidos, genera una acción hacia la ecuanimidad. La toxicidad de la información que nos alcanza suele ser notable cada día, filtrar la calidad de lo que quiero escuchar y crear en mi mente, es decisión original de cada uno.

La integridad de nuestras emociones en coherencia es como cercar una hermosa conciencia y conquistarla.

firma

La verdadera revolución

¿Qué impide crecer al ser humano? ¿De dónde nace la frustración y falta de expectativas? Si nos acercamos a la realidad, el principal escollo para que seamos felices y libres es el Status Quo del sistema que ya no es relevante para el ser humano. Las grandes corporaciones y el sistema financiero están basados en la corrupción y el enriquecimiento sin mirar el daño que realizan sobre los seres vivos. Los gobiernos están sólo preocupados en su poder y en alabar un sistema monetario injusto que cada vez nos hace más escasos y vulnerables.

Si acepto las cosas como quieren que las acepte, seguiré siendo un esclavo del sistema financiero. Es un insulto a la inteligencia del ser humano, que es capaz de producir un cambio social como jamás se haya visto.

¿Porqué muchos científicos tienen metas que no son armas de creación masiva? ¿Porqué la tecnología no está al servicio del ser humano y la naturaleza?

Así podríamos dedicarnos a nuestras geniales tendencias de creación y sostenibilidad del mundo que nos rodea. Alguien nos lleva engañando mucho tiempo, haciéndonos creer que tenemos deuda y escasez, mientras que, gracias a nuestra desunión, el poder realiza todo tipo de atrocidades.

La naturaleza nos está diciendo: “cambia el comportamiento de destrucción, por la generación de recursos”. Este planeta es abundante tanto en recursos enérgéticos como en el cultivo de alimentos para todos. Son limitados si, pero bien gestionados son casi eternos. Hablo del sol, de las energías eólica, geotérmica, maremotriz, baratas y disponibles para todos. El planeta es una herencia común de todos los seres vivos que habitan en él, sin ninguna excepción.

Nosotros somos todo, el alumno y el maestro, el lider y el héroe. La elección es nuestra, para sostener y liberar a todos los seres de este planeta sin dejar a nadie atrás, para crear una transformación duradera y real. Acabar con el ruido y la división que han generado en nuestra mente. Una manera diferente de vivir, claro que es posible, tiene que estar basada en una economía de recursos, donde la naturaleza y los seres vivos, seamos lo verdaderamente importante. La elección es nuestra, enfocar la energía hacia un cambio que ocurra dentro de nosotros, esa es nuestra verdadera revolución. La revolución de la conciencia sin fronteras…ese es nuestro bien común.

firma

Los sueños

Alrededor de las 4:35 de la madrugada, entro en fase Rem, los movimientos oculares se aceleran y el inconsciente inicia una charla particular…estoy soñando.

“Es un aeropuerto, la compañia nos envía a una especie de hotel, antes de que salga el avión a nuestro destino. Nos desplazamos y de repente estamos, una familia y yo delante de la dirección de un viejo caserón destartalado, como en las películas de terror, lúgubre. Llamamos pero no nos abren, y empezamos a mirarnos, a comentar que quizás se han equivocado de lugar. Desde el otro lado de la puerta se escucha: Ya voy enseguida, voy a intentar abrir, como si la puerta fuera muy pesada.

Finalmente nos abren, aparece ante nosotros una casa oscura con una familia desestructurada, cada uno de sus miembros, sin hacerse caso los unos a los otros, un ambiente poco respirable. Hay cantidad de habitaciones a ambos lados, baños, salas sombrías donde apenas entran unos rayos de sol. Casi al final nos dirigimos hacia la izquierda y aparecemos en la calle frente a un grupo de niños persiguiendo gatos. Al fondo hay una casa más lujosa, alli son mucho más amables y nos tratan mejor, pero nos damos cuenta que no sabemos nada sobre los horarios de salida de los aviones, ni cuando vendrá el autobus para el aeropuerto.

Sin embargo, el trato en este lugar es supercómodo, pero al mismo tiempo crece el desasosiego entre nosotros ante la idea de perder el vuelo y tener que quedarnos ahí durante un tiempo indefinido. ¿Hacia dónde iremos? Los demás no parece preocuparles nuestra situación, nos invitan a cenar y nos agradecen la estancia allí. Todos están en otra realidad, como sino les importa lo que nos ocurre, nadie nos dá soluciones sobre nuestro vuelo y como salir de ese lugar”.

Un ruido me despierta y en mi mente recuerdo el sueño de forma angustiosa, pero completo. El inconsciente me está diciendo:“Deja ya de vivir en la comodidad, coge de una vez el vuelo que te lleva al lugar donde quieres estar, e inicia una vida llena de emociones y desafios que necesitas para tu crecimiento personal. Nadie va a hacer por tí, lo que tienes que hacer de forma definitiva. Adelante, sal de tu zona de confort y conviertete en el ser que siempre has querido”

Claros, directos, sinceros y reales así son los sueños. Ahora tengo la conciencia de lo que necesito para completar mi misión.

firma