aprender a vivir

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

La persona que sabe elegir la emoción adecuada en el momento oportuno y con la intensidad que merece la ocasión.

Parece sencillo. Cuando le pregunto a las personas en clínica. ¿Qué quieren ser? La respuesta es rápida: Feliz

Todo el mundo quiere ser feliz. La felicidad es una búsqueda interior, una dirección que hemos decidido tomar, no puede ser un estado constante. Si lo aplicamos a la educación de nuestros hijos. Sobreprotegemos a nuestros niños y niñas de una forma tan intensa que parece que es una obligación de los padres. Tenemos que empezar por la educación del ser, hay que dejar ya el saber. Yo salí de la Universidad y tenía muy pocas habilidades.

Nuestros hijos no están preparados, cuando lleguen las situaciones traumáticas. No saben cómo actuar cuando vengan los conflictos. Hemos de enfadarnos, sentir rabia, sentir tristeza, miedo y todas las emociones que haya en esta vida. No me digas cuales son mis posibilidades. Dame la oportunidad de saber quién soy. Aprender a elegir las emociones que necesito en este momento.

Las emociones no son positivas ni negativas, las emociones son lo que sentimos en cada momento. Necesitamos conocer nuestras reacciones ante las vivencias emocionales. Elegir es una bendición, es una sensación increíble. Juzgar no es definir a los demás, es definir tu pobreza. Las emociones no las elegimos, nos vienen, nos golpean. Otra cosa es cómo gestiono esas emociones. ¿Qué hago con ellas? Cómo influyen en mi entorno y en mi vida.

Claro que hay que enfadarse, entonces de que estamos hemos. Tú nunca te pones en tensión, me dice una persona que llevo tratando con hipnosis. Claro que me pongo en tensión. También tengo miedo, lo que ocurre, que ya no permito, que el miedo me coja por el cuello y me intente ahogar.

¿Los niños tienen que ser felices todo el tiempo? No será más real, vivir la tristeza, la alegría, la felicidad, la pérdida. Que se caigan, que se rompan, que se desarmen, para que luego, se puedan levantar y volver a unirse y armarse.

Nos han contado que no hay que sentir emociones negativas. Tu si puedes. Eres capaz de conseguir lo que quieras. Adelante, campeón, somos los mejores!!!

Dame la oportunidad de ser lo que siento. Si trabajamos con las emociones tenemos que saber lo que significa valorar y acompañar lo que sentimos.

Tengo que saber cómo aceptarme y adaptarme al momento que estoy sintiendo. 

 

¿Porqué es tan difícil poner límites?

Todos los niños necesitan límites. Establecer límites a los niños no resulta solamente necesario para su seguridad, sino también para un sano desarrollo y un conocimiento del mundo en el que viven.

¿CÓMO ESTABLECER LÍMITES?

La necesidad de la libertad dentro de los límites. Aprender a manejar la frustración

Control del comportamiento agresivo. Tomar medidas antes de que lo haga el niño

Tiempo y espacio para desahogarse de calidad. Reconocer sus puntos críticos

Técnicas de meditación

Tener autoridad positiva equivale a que cualquier actuación, en relación con los hijos, vaya acompañada de dos requisitos imprescindibles: amor y sentido común responsable.

El amor supone tomar decisiones para educar a los niños en una filosofía de desarrollo que nos sea útil y eficaz.

LAS PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS DE LA EDUCACIÓN

El objetivo principal es ayudar a que cada niño alcance su máximo potencial en todos los ámbitos de la vida. Las actividades promueven el desarrollo de habilidades sociales, el crecimiento emocional y la actividad física, así como la preparación cognitiva para los futuros encuentros intelectuales.

Permite que el niño experimente la alegría de aprender, el tiempo para disfrutar el proceso y asegure el desarrollo de su autoestima. Proporciona las experiencias a través de las cuales los niños crean sus conocimientos y les prepara para el futuro.

Es durante esta etapa desde que nace hasta los seis años que un niño tiene una tremenda capacidad de aprender y asimilar el mundo que le rodea, sin esfuerzo consciente. Durante este tiempo, los niños son particularmente receptivos a ciertos estímulos externos.

Entender que no todo se puede conseguir cuando quiere, aprender a tolerar la frustración, aprender los tiempos de demora y de espera, aprender las normas de convivencia social, harán que en la vida adulta estas mismas cosas, que también le van a pasar, las pueda vivir de otra manera y con absoluta estabilidad.

Beneficios de poner límites

Las conductas y actitudes de los padres son el modelo a través del cual los hijos comprenden qué se espera de ellos. Y lo mejor es que deseen responder a esa expectativa por el amor que les transmitimos y generamos. Podrán construir la base de una buena autoestima y ser creativos, personas libres, con normas incorporadas para poder compartir y convivir.

Pautas a la hora de poner límites:

– Muéstrate segura pero con afecto, explica según las necesidades.

– Mantén la coherencia entre papá y mamá. Lo que diga uno lo colabora el otro.

– No le des más de una orden por frase. Las órdenes múltiples confunden a los niños.

– Respeta el enojo de tu hijo con paciencia.

– Sé constante en la puesta de límites. Si tus hijos perciben que el límite sólo se establece a veces, no van a cumplirlo porque no lo verán como una regla sino como una opción.

– Establece límites adecuados a la edad de tu hijo/a

– En vez de decirle lo qué no puede hacer, prueba a comentarle lo que sí puede hacer.

– Explícale a tu hijo cuáles son las reglas y las consecuencias que seguirán si no las tiene en cuenta. Están las consecuencias naturales generadas por sus actos, y también están las consecuencias generadas por los padres, que se relaciona más con el típico castigo.

 

El viejo arte de manejar la emoción

¿Sabías porque repites de forma reiterada ciertas acciones, situaciones o actividades que No te gustan?  ¿Sabes gestionar bien tus pensamientos y la emoción que se esconde detrás de ellos?  Todo lo que queremos conseguir es mejorar tu calidad de vida. Soltar lo viejo para que llegue lo nuevo. ¿Cómo manejar el estrés y poner el foco en lo que quieres conseguir?

El estrés no es físico, mental, ni emocional. El estrés es todo lo que aún no soy capaz de utilizar de forma favorable y ventajosa en mi vida. ¿Cuáles son tus vivencias diarias que necesitas mejorar?

¿Qué claves y estrategias usas en tus relaciones laborales, seas trabajador autónomo o por cuenta ajena?

La emoción lo es todo, de hecho la mayoría de nuestras acciones son inconscientes, no tienes una idea clara de porqué lo haces, simplemente lo has aprendido a hacer de esa forma. Sentirte con confianza y tranquilidad a nivel emocional, con abundancia económica, laboral y personal, tiene una influencia brutal en nuestro entorno.

Hoy os dejo la clave primera: Identificar. ¿Qué te ocurre ante las situaciones que no manejas con habilidad? Siempre un ejemplo, que es más nutritivo. Si ante una respuesta, la aparición de ciertas personas, un trabajo que has de realizar, aparece un impulso de tensión o malestar, ahí tienes la identificación. No te está gustando o siendo satisfactorio lo que han dicho, la aparición de esas personas o cómo vas a enfocar el trabajo. En el caso de que no ocurra ningún impulso interno es sinónimo de estabilidad, no hay ningún conflicto.

Que hace nuestro cerebro. Se dirige hacia el hábito o patrón de conducta que ya conoce y ha repetido como habitual. Esta, es la conducta limitante. YA ESTÁ IDENTIFICADA. Los obstáculos con que mi mente se bloquea son numerosos, tanto sean reales como imaginarios, el cerebro no distingue entre ambos. Véase rabia, miedo, ansiedad, rechazo, el que dirán, no saber decir No, el agobiante momento de hablar en público, creer que no puedo hacer bien mi trabajo, superar una adicción como el tabaco.

Estas creencias, generan en el cerebro una respuesta de estrés, si se somatiza y pasa al cuerpo se llama migraña, insomnio, angustia en el pecho, hipertensión, úlcera de estómago, falta de energía al levantarte.

La segunda clave, para obtener colaboración de nuestra mente es la gestión emocional hacia nuevas creencias y enfoques que dejen de limitarnos.

Todos tenemos el mismo potencial, sólo hay que saber hacerlo útil.

El ánima

Si existe la personificación masculina dentro de la mujer, tiene que existir la personificación femenina dentro del hombre. En su manifestación individual, el carácter del ánima de un hombre, adopta la influencia de la madre.

Hay que recordar que estas figuras habitan en el inconsciente, es decir, apenas nos damos cuenta de cómo influyen sobre nosotros. Es como tener la sensación de que tú gobiernas lo que haces, pero en el fondo no tienes la más remota idea de porqué lo haces. En su manifestación negativa repite este tema: “No soy nada. Nada tiene sentido. Para los demás es diferente, pero para mí todo sale mal. No disfruto de nada”

Un ánima negativo se expresa con frecuencia con formas irritables, malas maneras, inseguridad, se ofende o toma a mal las situaciones o los actos de los demás con facilidad y luego tiende a deprimirse. Lógico que, la vida interna de uno tome un aspecto triste y opresivo. Es como un embotamiento, un miedo a la enfermedad, a la impotencia, a los accidentes. Una manera de observar el ánima negativo, va en dirección a los comentarios venenosos, con los que rebaja todo y genera hostilidad.

Reflexiona tanto sobre la vida que no puede vivirla y pierde toda su espontaneidad y sus sentimientos nobles y verdaderos. Algunos hombres pueden ser presa fácil de las mujeres y no se ven capaces de luchar con las penalidades de la vida. Un rasgo en los hombres con un ánima negativa son sus incansables fantasías eróticas, no estoy hablando de caracteres biológicos, el sexo estable es beneficioso e importante para todos los seres vivos, sino de soñar despiertos con materiales pornográficos, espectáculos o representaciones sexuales.

Sacando conversaciones sin sentido con un aspecto primitivo, como si permaneciera en una actitud infantil y repetitiva. Es el ánima quién pulsa la tecla del flechazo. Hace que un hombre se enamore sin remedio Y DE REPENTE cuando ve una mujer por primera vez y sabe de forma inmediata que es ELLA. Las mujeres que son como hadas, angelicales, atraen estas proyecciones de fascinación, que parecen una completa locura.

Esta es una de las formas repentinas más habituales para alterar un matrimonio, haciendo que dependa de una mujer concreta. El ánima dota de madurez y desarrolla relaciones sentimentales suficientemente fuertes cuando está establecido, aunque en muchos casos suelen tardar más de la cuenta.

 

El ánimus

La mayoría de las personas que trato en clínica son mujeres en un porcentaje muy elevado. Con un predominio de alteraciones emocionales. Llevo tiempo detrás de la personificación masculina en el inconsciente de la mujer: el ánimus.

El ánimus está básicamente influido por el padre de la mujer. Suele ser el padre el que dota a su hija con un matiz de convencimientos indiscutibles, convicciones que no incluyen la realidad personal de esa mujer, tal como es realmente. Si hablamos en términos coloquiales, la pregunta es: ¿Porqué atraigo yo a este tipo de hombres a mi vida? La respuesta está en el ánimus negativo.

Psicológicamente se representa como una forma de atracción que alimenta intenciones destructivas. La brutalidad, descuido, charla vacía, malas ideas silenciosas y obstinadas. A veces es una extraña pasividad como una paralización de todo sentimiento, otras es una profunda inseguridad que conduce a una sensación de nulidad. Es como si en las profundidades de esa mujer una voz le dijera:“No tienes esperanza. De nada sirve lo que hagas. La vida jamás va a cambiar para mejorar

Cuando una de estas personificaciones negativas del inconsciente se apodera de nuestra mente, parece como si tuviéramos tales pensamientos y sentimientos. El ego se identifica con ellos hasta el punto de que resulta imposible separarlos. Un ejemplo de esto, es la atracción que las separa de las relaciones humanas verdaderas llenas de respeto y emoción para conducirlas en brazos de relaciones frías y destructivas.

Es una especie de adicción hasta que conseguimos que salgan a la luz de la vida para observar toda la oscuridad en la que han vivido. Las relaciones de pareja son complejas. Las mujeres casi siempre, para ser benévolo, nos toca la parte más ingrata. Aunque parezca una utopía, las mujeres están en nuestra vida para hacerla más abundante, cariñosa y creativa, sólo tenemos que cuidarlas y darles el amor que se merecen. Amar a una persona es ayudarle con todas nuestras fuerzas a ser libre.

El número de mujeres que han tenido que huir, separarse o divorciarse de las relaciones que mantenían es excesivo. El no saber amar es una desgracia mayúscula.

¿Para qué demonios estamos aquí entonces? ¿Cuál es la finalidad de la existencia?

La Era de la emoción

En estos años, me dí cuenta que la mayor parte de nuestro sufrimiento, por no decir el 100% del dolor, enfermedades y alteraciones de salud se debe a la emoción. La carga emocional del maltrato en la infancia, perder a un ser querido, el rechazo de los demás, la soledad de sentirme separado, los conflictos en el trabajo crean en nosotros experiencias que son la fuente de lo que nos ocurre. Las emociones alteran nuestra vida en un grado superlativo

Hoy tengo la certeza que estamos a las puertas de un cambio poderoso, la era de comprender y descubrir lo que ocurre con nuestras emociones. La Era de las emociones y su conexión con la forma de vivir.

Todos los traumas, preocupaciones excesivas, agobios mentales y actos que no hemos solucionado de forma adecuada vuelven repetidamente.

Para ello necesitamos saber nuestro verdadero propósito y la misión de la vida. Nos cuesta integrarnos en la vida, vivirla plenamente

La sorpresa es que la emoción nos dirige a la espiritualidad. Dejamos atrás las comeduras de cabeza, ruido mental  ya conocido, para observar lo que una emoción estable puede hacer por nosotros.

Nuestro cuerpo es la diana de la emoción. Regresamos al pasado con la experiencia traumática y el cuerpo vuelve a sentir el pasado.

Estamos separados de la emoción. Descubrir las posibilidades de generar una vida completa. Saber cómo integrar las emociones negativas en un sistema que te sea efectivo.

La emoción tiene sus códigos. Donde ha habido dolor y rechazo, lágrimas y desarraigo hay una marca establecida.

La culpa no la tiene el jefe, la sociedad, el sistema monetario, ni los demonios, ni las oscuras maniobras del poder, ni la mala suerte. La culpa no existe, sencillamente.

La emoción positiva nos trae un bienestar:

  • Genera el cambio de hábitos y acaba con las adicciones.
  • Gestiona el estrés y los trastornos de ansiedad.
  • Mejora la autoestima.
  • Controla el dolor
  • Ayuda en la mejora del estado de ánimo
  • Afronta situaciones estresantes y estados de duelo

 

 

 

Emocional curso Ninsbur

Sana sanita

Llevo un tiempo, manteniendo la atención en la sanación, observando cómo se comportan las enfermedades y qué me quieren decir.

El complejo entramado comunicativo entre nuestra mente y nuestro corazón está tan separado y alejado, que es común pensar una cosa y hacer otra. El cambio nos produce tanto miedo que tememos lo que aún no hemos emprendido. 

Los problemas y los conflictos emocionales son creados también, por nosotros. Los programas mentales que traemos desde los primeros meses en el útero materno marcan el desarrollo posterior.

El cuerpo refleja a la perfección dónde está bloqueada la emoción, que siempre me está limitando. El cuerpo es el campo de batalla de las emociones. Esto quiere decir que nos dejan marcas sobre nuestro físico.

Las emociones son las absolutas regidoras de la vida. Nuestra alma es poco probable que enferme, pero su síntoma y reflejo en el cuerpo es claro. Entendí que la diferencia entre estar sano y estar enfermo radica en nuestra emoción. La mente ha de doblegarse, tener paciencia y comprensión para seguir el dictado de las emociones. Me dí cuenta que la alegría y la tristeza son las mismas ganas de vivir, de ser amado. Dejé de juzgar las causas.

Sanar se sana uno mismo. Observé que somos la propia fuente de nuestra curación y disponemos de recursos para ello.

Hoy estoy seguro de que no hay enfermedades incurables, sólo emociones insoportables.

 

La importancia de los sueños

Comentaba con una persona después de la sesión de hipnoterapia, que me escribiese los sueños. Se sorprendió, tenía la creencia que los sueños son experiencias sin sentido.

El tener un cuaderno de sueños es más útil de lo que pensamos, pues cuando el inconsciente nos quiere enviar alguna información importante lo hace a través de los sueños. Desde la noche de los tiempos, el hombre ha soñado. Lugares sagrados, templos, oráculos como el famoso Delfos, donde su inscripción de entrada “Conócete a ti mismo” ya nos inquieta antes de iniciar la interpretación de los sueños.

No solo los faraones, los textos bíblicos, los relatos sumerios, sino también las leyendas, nos informan de la importancia de los sueños. Se dijo que la relación de desconfianza, entre Freud y Jüng se originó por la pésima interpretación de un sueño que Freud le hizo a Jüng.

“La vida es sueño y los sueños, sueños son” estas inmortales palabras del genial Calderón de la Barca, nos dan una visión intensa de la capacidad que tienen los sueños, de generarnos una realidad aparte. La mayoría de nosotros dejamos los sueños en un segundo plano, a medida que se nos va pasando la vida, sin entender que los sueños aclaran la confusión, restablecen la unidad de la conciencia y nos dan el valor para entendernos.

Los sueños dejan de limitarnos, al darnos la libertad de conocer el inconsciente, dejar de engañarnos.

El inconveniente primero del mundo onírico radica en que habla un lenguaje muy especial con el que no acabamos de conectar: los símbolos y arquetipos. Nadie es capaz de vivir sin soñar, el sueño nos repara. A veces, ocurre que estamos una temporada larga sin recordar los sueños por diversas causas, y perdemos nuestra comunicación interna.

 ¿Qué nos quieren decir nuestros sueños? Si pasamos un tercio de nuestra vida cerca del sueño, será para tenerlos en cuenta.

 

 

El viejo arte de saber vivir

Desde tiempos inmemoriales, los dioses han sido nuestros aliados. Tenían sus enfados, la furia de los dioses caía sobre vosotros como truenos, sequías y desgracias, se enamoraban, eran cercanos.

Los dioses eran cotidianos, humanizados, celebradores de la vida y nosotros sus hijos, aliados y unidos a ellos. Con el paso del tiempo, el poder gobernante se dijo así mismo que eran ellos los descendientes de los dioses y empezó la separación entre los que tenían derecho a ser verdaderos familiares de los dioses y el resto que comenzamos a ser separados de los dioses.

Las religiones separan, tanto que, se perseguía, torturaba y castigaba de forma cruel, hasta entender que esos dioses eran creados por las clases gobernantes para asustar, atemorizar y ahuyentar a todos aquellos que no siguieran la doctrina.

Saber que siempre he estado unido y soy una parte pequeña del todo, es el viejo arte de saber vivir. Somos nuestros propios dioses. Dice un antiguo cuento indio:” La unión de todas las almas crea la imagen de esa fuente energética llamada Dios.

Hoy desde nuestro mundo actual, vamos a ser prácticos primero y luego, comenzar a ser pequeños dioses para crear el mundo que nos gustaría.

Las diez condiciones del saber vivir, una vida auténtica:

  1. Hacer la vida emocionante.
  2. Dejar de preocuparme y juzgar.
  3. Saber que sin distinción somos iguales.
  4. Compartir aquello que necesito.
  5. Ser el gestor de mis emociones.
  6. Unión con la naturaleza.
  7. El cariño como la gasolina de mi vida.
  8. Trabajar de forma tolerante y sosegada.
  9. Usar remedios naturales.
  10. Comer aquello que crece en la natura y con moderación.

La espiritualidad nos dirige a caminar sobre tierra firme, sin miedo, ni soledad.

hinopsis terapia regresiva

Es posible manejar las emociones

¿Es posible mejorar las emociones negativas y salir del círculo vicioso en el que está tu pensamiento?

Somos lo que sentimos y necesitamos vivir la experiencia positiva y la conexión de lo que queremos cambiar o transformar. Cada vez más personas se dan cuenta que es posible y necesario que nuestro mundo emocional mejore. Estamos entrando en el tiempo de la emoción. Pasa por una coherencia entre la cabeza, lo mental y el corazón, lo emocional. En este marco de entendimiento, la hipnosis y las técnicas de expansión de la conciencia nos libera de las barreras mentales limitantes.

Permitirte salir del área de conocimiento y seguridad que crees que controlas. Reorientar, poner en valor y derribar los muros y ruidos mentales. En el momento de conocer otros territorios emocionales y manejar con habilidad tus emociones.

Casi todas nuestras decisiones son inconscientes, están unidas a un nivel emocional profundo, a un estado de observación. El observador es capaz de cambiar lo que observa. Cada vez más personas empiecen a entender las causas y el origen de sus problemas. La revolución de las emociones nos libera de todos los bloqueos, angustias, ansiedades y depresiones.

LLegará el día, que desde la edad más temprana, tendremos en la escuela, una asignatura que se llamará algo así como, formación emocional. El pacto con la emoción es básico para llevar una vida auténtica.