El aprendizaje social y emocional

El aprendizaje social y emocional, según la neurociencia y neuropsicología está rediseñando la educación, pues realmente lo importante es la inteligencia emocional frente al coeficiente intelectual. La inteligencia nunca es algo fijo.

La ciencia está confirmando que la gestión de las emociones básicas, debería preceder a la enseñanza de valores y, por supuesto, de contenidos académicos, los niños se juegan con ello su vida de adultos y personas estables.  Richard Davidson

La escuela como la entendemos hoy es una ineficaz herramienta para enfrentarnos a lo cotidiano.

La infancia tenía que estar dedicada al aprendizaje de la capacidad de manejar las emociones negativas. Las habilidades, para que cuando tengamos una adversidad, ésta no permanezca más de lo necesario, más tiempo del que debiera sobre nuestro corazón y energía.

Estas emociones interfieren en la capacidad del aprendizaje en los niños. Cuando las emociones negativas bloquean el aprendizaje, a todos nos resultan mucho más difícil estar concentrados y realizar las actividades.

Lo valioso es realmente sencillo. Ama, valora, potencia. Sin amar al otro es imposible avanzar. La educación es la pasión por aprender y amar a quienes aprenden.

Ninsubur contacto

¿Y tú qué sabes?

“Y tú que sabes” es un documental sobre física cuántica de hace unos años, que aún se puede ver y que me sorprendió gratamente. Lo escojo como título para dar a entender el cerco mental en que nos desarrollamos.

Desde hace unos 6 meses vengo desarrollando un estudio experimental, sobre cuál, es la causa de que no seamos capaces de manejar el estrés y lo que se esconde dentro de él, las emociones.

Lo he realizado sobre 311 personas de todas las condiciones emocionales. Estas son algunas de las causas que nos impiden gestionar bien el estrés y las emociones:

  • La falta de confianza, pero en nosotros mismos!!!

  • Las creencias y el mapa mental de que las emociones son inmanejables.

  • El no saber quitar la importancia personal a nuestras experiencias y vivencias.

Y tú qué sabes, se refiere a la manera en que hemos estado engañados durante años en la verdadera realidad del mundo en que vivimos. La forma en que generamos nuestra realidad y comprendemos nuestras emociones.

Para explicarlo de forma sencilla, cuando una emoción nos paraliza o nos bloquea, se mantiene un tiempo en nosotros y se une al pensamiento, de ahí surge un sentimiento que nos taladra, es como un tren que nos lleva por delante.

Querer controlar el estrés o las emociones es complejo, salvo casos muy aislados, al ser una respuesta adaptativa, inconsciente muchas veces. Nuestro cerebro se pondrá en alerta ante determinadas situaciones y de poco nos servirán nuestras acciones.

Tengo emociones, pero no soy mis emociones, impactan en mi cuerpo y en mi mente, más las dejo pasar a través de mí, sin que afecten a mi conciencia emocional. Soy mucho más que la agitación de esas emociones y pensamientos.

Aomos capaces de manejar el estrés y las emociones, cuando tenemos herramientas útiles y las empleamos con plena conciencia y habilidad.

Psiconeuroinmunoendocrinología

La psiconeuroinmunoendocrinología es el estudio de las relaciones entre los cuatro sistemas de control que tiene el organismo humano: el mental, el endocrino, el neurológico y el inmunitario. Todos los sistemas se interconectan con todos los fenómenos del cuerpo humano.

¿Quién construye la realidad que vivo?  Mis creencias, mis experiencias, mis emociones.

Qué ocurre en nuestra mente, cuál es el mecanismo que nos produce las alteraciones, los pensamientos desorientados, las creencias implantadas, el estrés y las emociones negativas.

Es normal que tengamos  problemas de salud como estreñimiento, migrañas, ansiedad, permeabilidad intestinal, síndrome metabólico, menstruación dolorosa, gripe, por poner algunas.

Tan importante como el latir del corazón es la gestión emocional. Tener una personalidad estable, amar sin miedo y dedicar la vida a disfrutar haciendo lo que nos apasiona, es la mejor garantía de salud.

El proceso de enfermar tiene múltiples causas pero, sin dudas, las manifestaciones psicológicas negativas como ira, miedos, obsesión, rencor y síntomas psíquicos como la ansiedad, la depresión, angustia y en especial el estrés, contribuyen a que se desarrollen diversas enfermedades.

La psiconeuroinmunoendocrinología nos da la posibilidad de ver claro. Surge la visión holística e integrativa del ser humano dirigida a lograr el bienestar individual de la persona y pone el foco de atención en la causa y no en el síntoma, en el reequilibrio y no en la cura, en la persona y no en la enfermedad.

Los neurotransmisores, las hormonas y las citocinas, hacen que las emociones mal gestionadas tengan un impacto directo sobre el sistema inmune, sobre la capacidad de defendernos contra las enfermedades y modifican nuestra capacidad de respuesta.

Todo se inicia cuando la mente es capaz de vivir sin límites, sin flagelarse por nada.

Se puede controlar el estrés

¿Cómo generas tu respuesta emocional y mental en los estados de estrés y agobio?

Primero, el estrés es necesario para el desarrollo de nuestra existencia y segundo, un nivel soportable es adecuado. Dicho esto, el estrés es una respuesta adaptativa del sistema al entorno, emociones y aprendizaje que hemos vivido.

He observado en estos años, que la salud emocional es nuestro eslabón perdido.

Nuestro cerebro está especializado en localizar información que nos amenace, desafíos de cualquier tipo. Funciona mejor, es decir, está más activo y atento ante cierto estrés, pero esta situación no ha de cronificarse.

El estado de alarma genera en el cerebro una serie de señales que viajan hasta las glándulas adrenales, las cuales comienzan a liberar grandes cantidades de cortisol, nuestro alterador.

Ni la presión por falta de tiempo, ni el exceso de trabajo. El estado de estrés se activa ante cualquier amenaza, al cerebro le importa poco de donde venga la amenaza, pues la respuesta al estrés es siempre la misma. Al cerebro le da igual que sea real o sólo un pensamiento estresante, el cerebro si se lo ha creído, sea real o ficticio  dispara su respuesta: huida o enfrentamiento.

No hay que temer al estrés, es parte de nuestra supervivencia, simplemente usar los métodos de trabajo más eficaces.

Las inseguridades, las quejas emocionales, los conflictos, miedos, ansiedades y alteraciones psicosomáticas que constituyen una parte importante de los problemas que veo en la clínica diaria, se transforman en nuevas formas de entender, que se ajusten mejor a nuestra vida.

Una manera de manejarlo es quitar la importancia personal a las acciones o situaciones que te ocurren. Enfócate. 

Clarificar la mente, usar el pensamiento como un receptor de ondas de información, dejar de usarlo como un emisor de tensión.

Deja la forma, gestiona el contenido, nueva versión tan ventajosa como sea posible. La habilidad de generar un pensamiento eficaz. Deshazte de las creencias que te limitan.

La transformación nos posibilita darnos cuenta de lo que necesitamos, al igual que un maestro no es quien nos transmite y enseña de buena manera, sino quien nos inspira para ser más eficaces en el conocimiento de lo que llevamos dentro.

DEJA DE TOMARTE LA VIDA TAN EN SERIO…hazla divertida y creativa, encuentra una estrategia y avanza que no hay tiempo que perder.

 

 

La Hipnosis

Acabamos este fin de semana el último seminario de hipnosis. Ya sé que aún mantiene un halo misterioso el término hipnótico.

Cierto es, que en ocasiones, se abusa del trabajo regresivo, cuando se recuperan recuerdos de experiencias pasadas tanto muy antiguas -de ahí el término vidas pasadas- como recuerdos de los primeros años de nuestra vida o del útero materno.

La hipnosis no es una acción mística y mágica que ocurre tras un abracadabra especial. Al menos el 70% de todas las personas son susceptibles o aptas para ser hipnotizas. El trance hipnótico y los estados de calma intensos van de la mano.

La hipnosis es un estado no ordinario de consciencia, donde suceden una serie de fenómenos, después de una relajación profunda. El efecto es cambiar y clarificar de la manera más adecuada la mente, el pensamiento y las respuestas emocionales. Para reorganizar la vida emocional, dejar la repetición de ciertas conductas, gestionar con habilidad la ansiedad, los miedos y la tensión tanto emocional como el dolor.

Conocer nuestra realidad psíquica y transformarla es una

Al tercer día

Para salir de una adicción, los peores momentos se viven en los tres días de abstinencia que siguen al comienzo del cambio de hábitos.

Al final de su ciclo la luna menguante, con su forma de hoz, se deja ver por última vez antes del amanecer en el Este. A continuación siguen tres noches sin luna, antes de que la delgada hoz de la creciente haga su aparición en el horizonte, por el Oeste.

Este fenómeno que lleva ocurriendo millones de años parece ser una de las bases para los ritos de muerte y resurrección, en las religiones mistéricas, es decir, las que ofrecían la posibilidad de salvación y de vida futura tras la muerte, algo que no hacía la olímpica, con Zeus y Júpiter.

Por ello los rituales de iniciación de estas religiones son tan importantes, e incluyen un bautismo de agua o sangre o una investidura, tras la cual, el iniciado se integra en la comunidad de fieles y puede participar en la comida ritual consistente en pan y vino, a veces leche y carne, en la que el dios se convierte en alimento de sus fieles y pasa a formar parte de ellos.

Se habla muchas veces del relato de un viaje, a través de las tinieblas que dura tres días. El relato sumerio de la diosa Inanna que bajó a los infiernos durante tres días para visitar a su oscura hermana, la diosa de la muerte Ereskigal. Jonás estuvo tres días dentro del vientre de la ballena.

Pablo de tarso, un judío helenístico,  padeció una ceguera durante tres días, luego recuperó la visión para convertirse con el tiempo en San Pablo. La Biblia relata que Jesús resucitó al tercer día.

O tomas decisiones o tomas tensiones, o medicamentos o sigues repitiendo adicciones.

 

curso de retiro practico expansion de la conciencia

El retiro

Hubo un tiempo, entre los mortales, que cuando querían transformarse, disponían de lugares para desaprender aquello que repetían con asiduidad. Había lugares para los que trataban de orientarse y establecer un contacto más directo consigo mismos.

La experiencia de sentirse en un lugar, en el cual, tengamos otra oportunidad, es definitiva.

Mentalmente nos asusta tanto el proceso de cambiar, véase, la separación en una relación personal, el duelo ante la pérdida de un ser importante en nuestra vida, el sentimiento angustioso del vacío, el saber que nos han engañado y traicionado cuando lo dimos todo, la soledad.

Si tuviéramos un lugar para sentir que estas alteraciones,- las tiene todo el mundo, en mayor o menor medida- las comparto en un espacio donde ya no existe la condición de no puedo; pues aquí sólo se buscan soluciones para armonizar la forma de ver la vida.

Darse cuenta que se acabó la etapa discordante para dar paso a una etapa más estable. Disponer de técnicas que nos guíen hacia la calma interior, para entender el proceso de reanudar el camino, es contundente.

Es la valentía del caminante, que lejos de asustarse con los nudos que la existencia plantea; ha sabido hacer frente al riesgo que implica sentir. Hemos de pedirle todo lo que podamos a la vida, pues estamos en ella.

Retirarse a tiempo, es signo de inteligencia, saber cambiar es la sabiduría perenne.

Clarificar la mente

Estábamos reunidos y conversando ayer, sobre cuáles han sido las tres acciones más importante de cada uno a la hora de vencer, la apatía y el miedo que a veces nos proporciona la vida, el salir de la zona de confort.

-Chencho saltó raudo, nombró por este orden:

Cuando pude alejarme de mi familia, comprendí que la vida no tenía que ver con la idea que ellos me habían proporcionado. Después, cuando conocí a una persona encantadora que es mi mujer y finalmente, cuando dejé de perder el tiempo preocupándome y generé ilusiones y entusiasmo. Todos aplaudimos por la destreza y la perspicaz respuesta. Yo tengo que pensarlo más, dijo Toni.

Haber primero. El mundo de las creencias que me tenía encarcelado, hasta que me dí cuenta que así no iba a ningún lado, luego, la confianza de saber que puedo perder todo lo que se pueda perder y sin embargo, no me cago  de miedo si tengo que enfrentarme a ello. Para terminar, el día que mi actitud se puso en modo estoy listo y todo lo que hago está bien, aunque se pueda mejorar.

El Techa no se anduvo con chiquitas. Estaba alucinando con los comentarios de cada uno. Pues mira lo primero cuando aprendí a saber decir no con autoridad y confianza, no sólo a los demás, también a mí mismo, casi al mismo tiempo, abandoné la idea de creer que no podía realizar ciertas acciones y la última cuando empecé a vivir con lo que tengo con alegría, abandoné la importancia personal, me deshice de esa idea. Ya no me importa ni como me ven ni como veo a los demás.

En mi turno, comenté primero, empezar a crear mis circunstancias y la gestión hábil de las emociones, ahí descubrí el potencial que tengo, dimensiones que no se me habían pasado por la cabeza nunca. Después, ya no quise cambiar a nadie, sino entender desde dónde mira y qué ve. Lo que me llevó a un compromiso conmigo y la fe clara en que la vida no se acaba para nada, en el momento en que abandonamos el cuerpo, el espíritu sigue vivo.

Todos coincidimos en una cuestión, la importancia del valor que nos damos y la manera de manejar el sentido del humor y la alegría, algo magistral en el desarrollo de la vida. Nuestra pasión es lo que mueve el mundo

Las clases

Durante los cursos y talleres voy observando cada vez más este viejo cantar:

No tengo la suficiente confianza en mí misma. Nadie quiere estar conmigo.

No me quieren. No merezco ser feliz.

No me reconocen lo que valgo. Mi familia no me acepta.

Nos callamos las cosas que nos duelen o nos molestan, para que los demás no sepan que nos ocurre, incluso en ocasiones, para no incomodar. Error.

Estos mandatos son formas mentales con una energía emocional tremenda insertada en el inconsciente, cuya presencia ignoramos y cuyos efectos condicionan y rigen nuestras actitudes y comportamientos.

La vida es para manifestarla y si se puede con inteligencia emocional, mejor. Ya sabes no vivimos para siempre.

Configuramos un mundo hacia lo que digan o piensen los demás. Ser natural y dejar de ser indeciso, es una obligación

Descubrir que puedes ser tú misma, te rechacen o te digan que eres una fenómena. Manejar nuevas creencias, más ventajosas y verdaderas. Se trata de asentar la estrategia y la conciencia sin límites.

Temes que un día te des cuenta de que no sabes lo que quieres. No terminas de creer en ti. No te sientes el profesional que eres. La persona que quieres ser. Entiendo lo que te ocurre. No conozco a ninguna persona que no se ha sentido así en algún momento. Es una forma de crecimiento, crecer hacia donde quieres.

Esta forma de limitar tu crecimiento es más normal y habitual de lo que suponemos. De ahí la urgencia de cambiar la educación. Por esto es tan importante que lo observes y lo controles.

Esto influye en tus acciones y decisiones. El primer paso que doy con mis clientes es dejar los bloqueos a la puerta de la consulta como un perchero donde se quedan las pesadas formas de pensar y el ruido mental. Todo es un patrón de conducta muy bien definido en tu cerebro desde hace tiempo.

El objetivo está puesto en las necesidades que tienen, en saber a qué vienen, el trabajo con las personas tiene que ser hecho por profesionales que sepan manejar las situaciones y las emociones.

Tenemos que usar nuestra mente inspiradora. La tarea de acompañar e inspirar a los demás ha de ser realizada con amor, generada con entusiasmo, compromiso y pasión.

La sugestión posthipnótica

Dentro de los fenómenos hipnóticos, uno de los más significativos de todos, son las sugestiones posthipnóticas. Uno de los secretos mejor guardados, es que por este medio, se puede transformar y superar viejos patrones y hábitos que ya no son más que una carga.

Ejemplos. No tengo fuerzas para decir no. No soy capaz de que me reconozcan lo que valgo. No confío en mi. Estas creencias que ya no son útiles, se superan generando una nueva forma de actuar.

Se pueden dar instrucciones en estado de trance para utilizar con habilidad una conducta en el futuro, para que sea manejable y aceptable. Se puede instruir a que en determinada fecha, una persona, realice de forma ordenada y espontánea ciertas acciones que siempre le han paralizado. Así en un momento adecuado de reflexión, relajación o durante el sueño, la persona se da cuenta de las posibilidades que antes no usada de forma adecuada.

Como medida terapéutica, las instrucciones o sugestiones posthipnóticas son de gran valor, cuando son usadas para dar un insigth, una oportunidad de desarrollar CLARIFICACIÓN e integrar una conducta que se nos resiste.

Las inseguridades, las quejas emocionales, los conflictos, miedos, ansiedades y alteraciones psicosomáticas que constituyen una parte importante de los problemas que veo en la práctica diaria, se TRANSFORMAN hacia una nueva forma de entender y gestionar métodos de conducta emocional, que se ajusten más a nuestra vida y la hagan más estable.

Estos problemas que no pueden ser tratados con medicamentos ni cirugía ni con la simple afirmación de que “a usted no le pasa nada fisicamente” son los más abundantes en nuestro entorno y no es que seamos inválidos emocionales, sino que AÚN no tenemos los métodos de trabajo eficaces para los estados satisfactorios de nuestras emociones.