El centro de poder

¿Cómo creo un centro de poder?  La reacción emocional ante distintos recuerdos, que son experiencias altamente emocionales, están unidas a un programa que nos  crea la misma experiencia, hasta que nos creemos que lo que pensamos es cierto, sin darnos cuenta que sólo es un programa.

Generamos la misma experiencia que nos lleva a la misma emoción. Químicamente se produce una cascada de neuropéptidos que nos trae de forma inconsciente y automática una gran cantidad de tensiones. Al comenzar el día ya estamos pensando en el pasado, es como cuando repetimos los comportamientos rutinarios.

Hay que apagar y reconectar, el cerebro lo necesita de forma urgente.

Nuestro cuerpo-mente está en un programa -Programa Ego- lleno de hábitos, repeticiones, rutinas, redundancias, conjunto memorizado de creencias y percepciones, paralizados dentro de nuestro cuerpo y mente analítica.

El estado de ánimo está unido al programa que todos mantenemos y nos resistimos a gestionar, esto crea distintos tipos de personalidad.

Si nos conectamos a las experiencias negativas, pasadas, desgastadas por la mente, ante la cantidad de veces que las repasamos, una y otra vez, acabamos con nuestra energía y salud.

Deshacernos de la manera en que pensamos es el inicio de una vida nueva.

La mayor parte de nuestro tiempo estamos abrazando los recuerdos. Si son positivos, genial, pero si son negativos, nos volvemos adictos a repetir la misma canción.

Tengo muy claro, que para disfrutar a tope de la vida hay que aceptarse a uno mismo tal como es y a los demás. Debemos ser conscientes de nuestro potencial.

¿Cómo será el futuro siguiendo el viejo módelo? Pasaremos la vida esperando que ocurra algo ahí afuera.

Toma acción, genera un efecto y las posibilidades cuánticas empiezan a sanar esa conducta tan devastadora. Es verdad que vivimos en un postureo insensato, la realidad se crea en el mismo momento que actúo sin resistencia y encajo en la vida.

Si logras empoderar tu energía y tu mente, el mundo se transforma al mismo tiempo que tú. Hay una red neuronal en el cerebro de cada ser, que puede generar amor, rabia, odio, alegría y esa es la única elección que has de tomar. La vida seguramente no espera por nadie, como los trenes.

Sé la causa de las posibilidades y el creador del mapa que te ha de llevar a lo largo del camino. Hay que ser más grande que las circunstancias que nos rodean.

La vuelta al mundo en

La vuelta al mundo en 80 días es un relato de Julio Verne, célebre por las fantásticas aventuras que nos cuenta en sus novelas, a veces, surrealistas.

Una curiosidad, la primera persona que dio la vuelta al mundo en 72 días en el año 1889 responde al nombre de Nellie Bly. Incluso escribió un libro narrando su aventura, mucho menos célebre que la obra de Verne: Vuelta al mundo en 72 días.

Nellie Bly era en realidad el seudónimo que empleaba la periodista Elizabeth Jane Cochran.

Arriesgó la vida haciéndose internar en una institución mental durante diez días para poder escribir sobre ella, gracias a lo cual cambió la forma en la que se tratan a los enfermos mentales en Estados Unidos, de ahí conozco la historia de esta mujer.

Ante la misma realidad dos personas piensan de forma distinta, pues un porcentaje muy alto de nuestro sentir, viene de nuestra experiencia, creencias y emociones.

Nuestro desafío es saber gestionar nuestra mente. Todo volverá a ser más estable, la situación que estamos viviendo por más anormal que nos parezca, está aquí.

Ha dado la vuelta el mundo en tan poco tiempo, que ahora nos sentimos vulnerables. Para manejar el pensamiento y las emociones hemos de estar atentas.

Algunas preguntas que nos hacemos: ¿Qué ocurrirá con la libertad individual y la justicia social?

¿Nuestra salud está en peligro? ¿El estado nos tutelará para que no perdamos el rumbo?

¿Qué tipo de chip nos pondrán para controlar nuestra  inmunidad?

¿El estado nos protegerá para no arruinarnos?

¿Nos aislarán más meses en el futuro?

¿Será verdad todo lo que nos cuentan? ¿Realmente es tan complejo manejar un virus? ¿Dónde se manipuló este virus?

Al mismo tiempo se puede pensar lo contrario. Sin miedo, sin juzgar a nadie, pues todo esto nos debilita.

El mundo se pone interesante, deja de ser un lugar donde perder el tiempo, para ser un lugar donde generar una gran conciencia. Sin estar condicionados a creer que este mundo es escaso, pues eso nos convierte en rivales.

Me pregunto algo muy sencillo. Los estados, los ciudadanos, la sociedad, el mundo, todos los que tenemos conciencia de lo castigada y arrasada que está la salud de la naturaleza. ¿Habríamos hecho lo mismo por la tierra, por nuestra Madre Tierra?

Parar durante 56 días y quedarnos tranquilos viendo su resurgir.

La humildad propia de la grandeza, buscar el valorar por encima del quedar bien.

El poder del enfoque nos hace mucho más poderosos de lo que nos hacen creer, hay un diseño que por suerte está cambiando.

Maneras de vivir

Maneras de vivir es una de las canciones de mi adolescencia, de un grupo madri-Leño que se separó en el año 83.

Me gustaría que todo tomara sentido, independientemente del origen y la intención de lo que nos está ocurriendo.

Que lo que nos está ocurriendo nos deje ver la grandeza de las personas uniendo su capacidad para generar soluciones, para encontrar tu propia energía y propósito de vida.

Me encanta que las personas rompan su ego y se con-cien-cien de su potencial para hacer una actividad común: Despertar hacia lo que nos motiva ser. También me gusta ver que cada vez más gente se llama, se conecta, habla más despacio de lo importante, de lo que tiene valor.

¿Es posible, aprender de una vez todo lo que no hemos aprendido? Conjugar todos los verbos que necesitamos: amar, compartir, colaborar, estar unidos, dar sonrisas y acompañar a quien perdió

Estamos en una época de reinventarnos, desaprender patrones y generar actitudes como ser solidario, colaborativo, dejar de vivir la vida de los demás, dejar de criticar y juzgar.

El valor que vamos a necesitar para manejar situaciones que ya están en camino. A partir de lo que estamos viviendo, queda claro que la vida va a sufrir distintos cambios y lo estamos viviendo en directo.

2020 nos va a cambiar la vida y la manera de manejar el trabajo, más desde casa, seremos más hábiles, volveremos a los pueblos y a la naturaleza, estaremos más cercanos, crearemos economía circular y colaborativa, sociedades cooperativas, nos dará más por ser verdaderos que una imagen desvirtuada.

¿Crearemos conciencia?

Ni siquiera, hay que pensar si es para mal o para bien, si va a ser una maldición o una bendición, tan sólo sé que los virus han estado viviendo con nosotros desde hace miles de años y aquí estamos. Hemos pasado guerras, epidemias, catástrofes naturales, crisis del capitalismo y un sinfín de otras situaciones o experiencias nefastas y aquí estamos.

Como me gustaría ver como invertimos en ayudar a la naturaleza a recuperarse, trabajar con ella, para que nos conceda una abundancia sin límites. Las ondas que rodean  la tierra y los campos electro-magnéticos son fundamentales para la vida.

Maneras de vivir y de ser. Uno de los secretos de la vida es que la felicidad la generas tú con tu actitud, con tu forma de actuar, con tu comportamiento. 

 

 

El Sistema Inmune

El sistema inmune, nuestra defensa natural contra las infecciones, sean bacterias, virus, hongos o parásitos, es una reacción bien organizada, el cuerpo destruye los organismos infecciosos que lo invaden.

Los virus nada tienen que hacer ante un sistema inmune poderoso y estable.

Parece que ahora todos tenemos la garganta ronca, seca o tosemos, o nos parece estar más bajos de energía. El cerebro se pone en alerta ante los que tosen y estornudan, como si fueran una amenaza.

Siento un triste silencio, esa angustia colectiva por la infección, la rabia contenida en las grandes ciudades enjauladas, pero lo fundamental es evitar los contagios en las personas con un sistema inmune poco apto para luchar con garantías.

Recordad que el miedo y el estrés dejan al sistema inmune muy “bajito” a la hora de realizar su trabajo de protección y desciende “mucho” las posibilidades de sentirnos en buen estado.

Salud para todos y lamentar que esta infección se lleve a las personas queridas, siempre es un golpe duro el duelo.

En estos días en que los virus llevan corona, os dejo siete perlas para aumentar el sistema inmune, las dos últimas, en épocas pasadas ayudaron a mucha gente a resistir.

Estas son:

  • Infusión de llantén con cacao puro en polvo y miel natural cuchara pequeña.
  • Infusión de tomillo con trocitos de jengibre y medio limón.
  • Dosis altas de vitamina C como kiwis, fresas, brócoli, pimiento rojo, guayaba, papaya, col rizada, grosella, perejil, acerola, el limón tiene un poquito más de vitamina C que la naranja, pero ambos tiene poca dosis.
  • En el tarro de la miel colocar una zanahoria pequeña y medio tallo de brócoli en trocitos, dejar un día y añadir a una infusión de té verde con jengibre.
  • Infusión de Echinácea purpúrea y angustifolia juntas con jengibre y medio limón.
  • Caldo natural antioxidante.

Se cuecen 2 cebollas, 3 zanahorias, 3 rabanitos rojos con las ramas tiernas, 2 nabos tiernos, 2 ramas de apio, medio repollo pequeño o col rizada, tallo de brócoli pelado y 6 dientes de ajo con su cáscara cortados al medio.

Todo limpio y cortado, se añade en dos litros de agua y a cocer a fuego lento hasta reducir el agua casi a la mitad. Se toma caliente y colado a pequeños sorbos en tazas de té grandes, añadiendo el zumo de medio limón por taza.

  • Caldo desinflamante.

Se añade a dos litros de agua 600 g. de manzanas y 2 cebollas bien troceadas, se deja cocer a fuego bajo, hasta que el agua reduzca a la mitad, unas dos horas. Se toma como el anterior, colado, caliente con una cuchara pequeña de miel natural. Este remedio es para las inflamaciones de garganta, bronquios y pulmones y para la tos en general.

Hasta la victoria siempre!! Salud ♥

 

 

curso ninsubur

EL Zen

El Zen, no se trata de una imposición, no enseña, sólo sugiere para que nuestra mente emprenda. Siempre me he sentido atraído por la idea, de una religión sin límites. La vida de cada día es zen. Unos lo ven y otros no lo ven.

No es importante tener, sino ser. Nuestra riqueza es poco conocida por los demás y nos lleva a una pobreza sino la compartimos.

Lograr una calma espiritual, es un camino que nos conduce a la paz de espíritu, así cualquier reto se puede enfrentar con más lucidez y conciencia.

El zen consigue que la mente y el cuerpo dejen de ser opuestos y se conviertan en semejantes. Emisores de ondas estables.

Lo que trasciende el pensamiento, es no pensar. Primero entiende que eres nada, después puedes actuar.

Esta disciplina de la iluminación no se deja llevar por la metafísica, ni recitan mantras. La espiritualidad tiene como base lo cotidiano, lo sencillo, que cada acción sea una forma de trascender la parte personal y conectar de forma decidida con lo transpersonal.

Sin obtener nada, no detestes lo que piensas, no lo mantengas. Deja lo preconcebido, sé tu mismo sin añadir nada especial. Libre, deja de albergar, encuentra la espiritualidad, ya naciste así.

No me buscarías, sino me hubieras encontrado ya.

Recibe, pero no mantiene, ni conserva sus pensamientos, ni guarda sus emociones como una cárcel diaria.

El aprendizaje social y emocional

El aprendizaje social y emocional, según la neurociencia y neuropsicología está rediseñando la educación, pues realmente lo importante es la inteligencia emocional frente al coeficiente intelectual. La inteligencia nunca es algo fijo.

La ciencia está confirmando que la gestión de las emociones básicas, debería preceder a la enseñanza de valores y, por supuesto, de contenidos académicos, los niños se juegan con ello su vida de adultos y personas estables.  Richard Davidson

La escuela como la entendemos hoy es una ineficaz herramienta para enfrentarnos a lo cotidiano.

La infancia tenía que estar dedicada al aprendizaje de la capacidad de manejar las emociones negativas. Las habilidades, para que cuando tengamos una adversidad, ésta no permanezca más de lo necesario, más tiempo del que debiera sobre nuestro corazón y energía.

Estas emociones interfieren en la capacidad del aprendizaje en los niños. Cuando las emociones negativas bloquean el aprendizaje, a todos nos resultan mucho más difícil estar concentrados y realizar las actividades.

Lo valioso es realmente sencillo. Ama, valora, potencia. Sin amar al otro es imposible avanzar. La educación es la pasión por aprender y amar a quienes aprenden.

Ninsubur contacto

¿Y tú qué sabes?

“Y tú que sabes” es un documental sobre física cuántica de hace unos años, que aún se puede ver y que me sorprendió gratamente. Lo escojo como título para dar a entender el cerco mental en que nos desarrollamos.

Desde hace unos 6 meses vengo desarrollando un estudio experimental, sobre cuál, es la causa de que no seamos capaces de manejar el estrés y lo que se esconde dentro de él, las emociones.

Lo he realizado sobre 311 personas de todas las condiciones emocionales. Estas son algunas de las causas que nos impiden gestionar bien el estrés y las emociones:

  • La falta de confianza, pero en nosotros mismos!!!

  • Las creencias y el mapa mental de que las emociones son inmanejables.

  • El no saber quitar la importancia personal a nuestras experiencias y vivencias.

Y tú qué sabes, se refiere a la manera en que hemos estado engañados durante años en la verdadera realidad del mundo en que vivimos. La forma en que generamos nuestra realidad y comprendemos nuestras emociones.

Para explicarlo de forma sencilla, cuando una emoción nos paraliza o nos bloquea, se mantiene un tiempo en nosotros y se une al pensamiento, de ahí surge un sentimiento que nos taladra, es como un tren que nos lleva por delante.

Querer controlar el estrés o las emociones es complejo, salvo casos muy aislados, al ser una respuesta adaptativa, inconsciente muchas veces. Nuestro cerebro se pondrá en alerta ante determinadas situaciones y de poco nos servirán nuestras acciones.

Tengo emociones, pero no soy mis emociones, impactan en mi cuerpo y en mi mente, más las dejo pasar a través de mí, sin que afecten a mi conciencia emocional. Soy mucho más que la agitación de esas emociones y pensamientos.

Aomos capaces de manejar el estrés y las emociones, cuando tenemos herramientas útiles y las empleamos con plena conciencia y habilidad.

Psiconeuroinmunoendocrinología

La psiconeuroinmunoendocrinología es el estudio de las relaciones entre los cuatro sistemas de control que tiene el organismo humano: el mental, el endocrino, el neurológico y el inmunitario. Todos los sistemas se interconectan con todos los fenómenos del cuerpo humano.

¿Quién construye la realidad que vivo?  Mis creencias, mis experiencias, mis emociones.

Qué ocurre en nuestra mente, cuál es el mecanismo que nos produce las alteraciones, los pensamientos desorientados, las creencias implantadas, el estrés y las emociones negativas.

Es normal que tengamos  problemas de salud como estreñimiento, migrañas, ansiedad, permeabilidad intestinal, síndrome metabólico, menstruación dolorosa, gripe, por poner algunas.

Tan importante como el latir del corazón es la gestión emocional. Tener una personalidad estable, amar sin miedo y dedicar la vida a disfrutar haciendo lo que nos apasiona, es la mejor garantía de salud.

El proceso de enfermar tiene múltiples causas pero, sin dudas, las manifestaciones psicológicas negativas como ira, miedos, obsesión, rencor y síntomas psíquicos como la ansiedad, la depresión, angustia y en especial el estrés, contribuyen a que se desarrollen diversas enfermedades.

La psiconeuroinmunoendocrinología nos da la posibilidad de ver claro. Surge la visión holística e integrativa del ser humano dirigida a lograr el bienestar individual de la persona y pone el foco de atención en la causa y no en el síntoma, en el reequilibrio y no en la cura, en la persona y no en la enfermedad.

Los neurotransmisores, las hormonas y las citocinas, hacen que las emociones mal gestionadas tengan un impacto directo sobre el sistema inmune, sobre la capacidad de defendernos contra las enfermedades y modifican nuestra capacidad de respuesta.

Todo se inicia cuando la mente es capaz de vivir sin límites, sin flagelarse por nada.

Se puede controlar el estrés

¿Cómo generas tu respuesta emocional y mental en los estados de estrés y agobio?

Primero, el estrés es necesario para el desarrollo de nuestra existencia y segundo, un nivel soportable es adecuado. Dicho esto, el estrés es una respuesta adaptativa del sistema al entorno, emociones y aprendizaje que hemos vivido.

He observado en estos años, que la salud emocional es nuestro eslabón perdido.

Nuestro cerebro está especializado en localizar información que nos amenace, desafíos de cualquier tipo. Funciona mejor, es decir, está más activo y atento ante cierto estrés, pero esta situación no ha de cronificarse.

El estado de alarma genera en el cerebro una serie de señales que viajan hasta las glándulas adrenales, las cuales comienzan a liberar grandes cantidades de cortisol, nuestro alterador.

Ni la presión por falta de tiempo, ni el exceso de trabajo. El estado de estrés se activa ante cualquier amenaza, al cerebro le importa poco de donde venga la amenaza, pues la respuesta al estrés es siempre la misma. Al cerebro le da igual que sea real o sólo un pensamiento estresante, el cerebro si se lo ha creído, sea real o ficticio  dispara su respuesta: huida o enfrentamiento.

No hay que temer al estrés, es parte de nuestra supervivencia, simplemente usar los métodos de trabajo más eficaces.

Las inseguridades, las quejas emocionales, los conflictos, miedos, ansiedades y alteraciones psicosomáticas que constituyen una parte importante de los problemas que veo en la clínica diaria, se transforman en nuevas formas de entender, que se ajusten mejor a nuestra vida.

Una manera de manejarlo es quitar la importancia personal a las acciones o situaciones que te ocurren. Enfócate. 

Clarificar la mente, usar el pensamiento como un receptor de ondas de información, dejar de usarlo como un emisor de tensión.

Deja la forma, gestiona el contenido, nueva versión tan ventajosa como sea posible. La habilidad de generar un pensamiento eficaz. Deshazte de las creencias que te limitan.

La transformación nos posibilita darnos cuenta de lo que necesitamos, al igual que un maestro no es quien nos transmite y enseña de buena manera, sino quien nos inspira para ser más eficaces en el conocimiento de lo que llevamos dentro.

DEJA DE TOMARTE LA VIDA TAN EN SERIO…hazla divertida y creativa, encuentra una estrategia y avanza que no hay tiempo que perder.

 

 

Al tercer día

Para salir de una adicción, los peores momentos se viven en los tres días de abstinencia que siguen al comienzo del cambio de hábitos.

Al final de su ciclo la luna menguante, con su forma de hoz, se deja ver por última vez antes del amanecer en el Este. A continuación siguen tres noches sin luna, antes de que la delgada hoz de la creciente haga su aparición en el horizonte, por el Oeste.

Este fenómeno que lleva ocurriendo millones de años parece ser una de las bases para los ritos de muerte y resurrección, en las religiones mistéricas, es decir, las que ofrecían la posibilidad de salvación y de vida futura tras la muerte, algo que no hacía la olímpica, con Zeus y Júpiter.

Por ello los rituales de iniciación de estas religiones son tan importantes, e incluyen un bautismo de agua o sangre o una investidura, tras la cual, el iniciado se integra en la comunidad de fieles y puede participar en la comida ritual consistente en pan y vino, a veces leche y carne, en la que el dios se convierte en alimento de sus fieles y pasa a formar parte de ellos.

Se habla muchas veces del relato de un viaje, a través de las tinieblas que dura tres días. El relato sumerio de la diosa Inanna que bajó a los infiernos durante tres días para visitar a su oscura hermana, la diosa de la muerte Ereskigal. Jonás estuvo tres días dentro del vientre de la ballena.

Pablo de tarso, un judío helenístico,  padeció una ceguera durante tres días, luego recuperó la visión para convertirse con el tiempo en San Pablo. La Biblia relata que Jesús resucitó al tercer día.

O tomas decisiones o tomas tensiones, o medicamentos o sigues repitiendo adicciones.