Deja tu mente en paz.

Cualquiera puede perder el control. Lo complicado es mantener la emoción adecuada en el momento justo y con la intensidad oportuna. Veo con satisfacción que cada vez vez somos más las personas que estamos convencidos, que las emociones influyen de forma intensa en nuestra vida, nuestro pensamiento, sistema inmunitario y comportamiento.

La emoción tiene que ser expresada siempre, por la vía que mejor se canalice, sino generamos un círculo de pensamientos, que nos arrastra hacia una versión agobiante. La mente se nos nubla, entramos en un bucle negativo. Exceso de cortisol, ansiedad, nerviosismo. La inteligencia emocional, nos libera de la tendencia a ser llevados por la tensión del momento. 

¿Qué genera en mi comportamiento y en mi cuerpo? Nos volvemos vulnerables. Hemos de volver a nuestras vitaminas emocionales. No permito que las emociones entren en mi mente sin mi consentimiento. Quiero la mente despejada.

Escucha y escucha bien. Expresa tu emoción, expresa cómo te sientes, antes de actuar desde la emoción. Sino eres capaz de sacarte de encima la emoción, lo más habitual es acusar o echar la culpa a los otros, juzgarles sin sentido. La capacidad de ponernos en el lugar del otro y poder sacar las emociones con asertividad, calma y desde el corazón.

Reconocer las emociones de los demás es un signo de que estamos cerca de entenderles. Saber cómo dejar la importancia personal de lado, observar que los actos fallidos de los demás tienen una emoción gestionada de forma inadecuada, como nos ha ocurrido a nosotros antes, es altamente liberador.

Un ejemplo. Si mi hermano me ha dicho después de pelearnos: Eres una falsa y una inútil. Entiendo que eso es su forma de comportarse desde una emoción que no está bien gestionada y en el fondo lo que me está queriendo decir es: Nunca me ayudas cuando lo necesito. Vete a la mierda. Cuando discutimos con una persona cercana a nosotros, tenemos dos opciones seguir pelearnos o reconocer lo que le está pasando. Esa es la habilidad de conocer el fondo y la reacción de esa emoción.

Así ampliamos la conciencia, cuando he conseguido no ser dominado por esa emoción. Saber descargar la emoción, sin que influya en mi sistema.

La alegría de ser útil, de ver como cada vez más gente se convierte en grandes catalizadores emocionales. Comprende que te dice tu emoción, desde la calma.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *