Duelo por un animal

El duelo refleja la importancia que tienen los seres vivos en nuestra vida. No todos tenemos la misma afinidad con los animales. En algunas personas, los animales son fuente de tensión, miedo, fobias, alergias… en cambio a otras, nos parecen seres cercanos, con personalidad propia y en algunos casos, muy fieles. Vemos amigos y familia.  Viven, comen, duermen con nosotros y nos lo hacen pasar genial si te pones a su nivel: el juego.

El duelo en una persona que ha perdido a su amigo (perro, gato, loro, caballo, tortuga, etc) que la acompañaba y vivía con ella, puede ser tan duro como la muerte de un ser querido, sea o no del grupo familiar. Amar a los animales con la profundidad que ellos nos aman a nosotros es una emoción superlativa.

La pérdida de un ser querido, aunque sea un animal va más allá del pensar que “sólo” era un animal.

Al sentir la necesidad de estar con ese amigo que ya no está, instala el duelo en nuestra vida. Un plan de acción directa es beneficioso para estos momentos de la vida. Aceptando estas etapas, dejas parte del dolor que produce la pérdida, así nos acercamos al desapego.

  1. Negación – Aislamiento. No puede ser. ¿Porqué a mí? No quiero ver a nadie.
  2. Ira – Tristeza. Se van intercambiando según la época que nos encontremos.
  3. Negociación – Explicación. Todo tiene un sentido oculto, es el lenguaje de la vida.
  4. Depresión – Comprensión. Hay momentos que le echo de menos, la comprensión sin juzgar la situación
  5. Aceptación – Integración Emocional. El aceptar trae consigo integrar que está vivo para mí.

Sentir que este amigo va a vivir para siempre en tu corazón como una parte de tu alegría y aprendizaje, finaliza la sensación de separación. Todo se aclara, se calma.

Amigo es la persona con la que te atreves a ser tu mismo, como si un espejo brillante reflejara lo idénticos que somos. Amigos son los que viven con nosotros, nos alegran los días y nos permiten disfrutar de la libertad de ser como ellos, como nos da la gana, sin juzgar, sin límites, aceptando como son y sienten.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *