En Clase

Charlabamos en el taller del fin de semana pasado, que al entender el inconsciente y manejarlo con cierto sentido, el cambio es más estable y rápido. El modo de observar el mundo adquiere más posibilidades y entramos en un centro de poder y decisión.

El inconsciente ¿es todo lo que está escondido de nuestra naturaleza?- comentó una alumna.

-Bueno, digamos que es la parte de nosotros más profunda, más real y más sincera. Al no darnos cuenta de su acción conlleva el sentirnos en desarmonía con nosotros.- le dije. Otra alumna preguntó:

-Si suponemos, que es verdad que no morimos y nuestra energía se transforma ¿En qué nos convertimos?  ¿Nos encontramos con nuestros seres queridos?

-Si te soy sincero. No lo sé- esa fue mi respuesta. Tengo la intuición de que volvemos a un origen que ya fuimos. Nos encontramos con nuestros antepasados, pues seguro que nunca han vivido lejos de nosotros.

Desde mi punto de vista, nuestro pensamiento emite en ondas, soñamos en ondas Theta, nuestro sonido son ondas, nuestro cuerpo emite ondas y las recibe a diario. La sensación que tengo es la de convertirnos en ondas, en otra dimensión. Dejamos la parte material aquí, desde luego, más el espíritu sigue camino.

La VERDAD, es la verdad, independiente de las creencias que cada persona mantenga como su realidad cotidiana. La espiritualidad no tiene que ver con religiones, dioses, ritos o juicios. El espíritu es un fractal. La parte contiene el todo, somos una parte de la energía del universo, de la fuente que generó lo que vemos y lo que no vemos.

-Preguntó de nuevo: ¿Por qué nos cuenta tanto conectar con ese espíritu? 

-Pues, porque nos dedicamos a competir. Estamos divididos. Nadie nos ha mostrado el camino del espíritu. Espiritual es lo inmaterial e invisible. Nos enseña a cultivar y perfeccionar lo que aún no entendemos de la vida. La parte de mi que conozco poco.

Pongo un ejemplo, que siempre son gráficos: Hacemos una vasija de un trozo de arcilla, material, más, es el hueco vacío que hay dentro el que hace útil el recipiente, inmaterial.

Si te permites empezar a vivir con tu espíritu, entiendes que la vida tiene una misión. Este sentido está unido a la idea, somos lo que nos proponemos Ser.

-Nos miramos, nos entendimos. Hicimos una pausa para jugar a la pelota y hacer un fosfeno.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *