Estados expandidos de conciencia

Hay ciertas cuestiones acerca de la hipnosis y los estados expandidos de conciencia que el público en general siempre plantea. En mi experiencia, cuando una persona quiere cambiar a través de la hipnosis y es su primera vez, tengo que explicarle en qué consiste. Aún observo, que las creencias populares siguen otorgando gran importancia a las supersticiones relacionadas con objetos o gestos mágicos.

En realidad, lo esencial para inducir un estado hipnótico es una persona dispuesta, relajada y que colabore con la confianza establecida. Lograr un estado expandido que le permita moverse en un nivel de conciencia inconsciente. Algunas personas llegan a relajarse tanto que no recuerdan parte de la sesión. Esto les viene muy bien para sus estados de relajación y ansiedad.

Lo más conveniente y terapéutico es navegar por el inconsciente con la conciencia de saber que estamos de forma introspectiva generando las respuestas que buscamos. El tiempo necesario para inducir un trance varía dependiendo de la persona. Para mi, un aspecto fundamental es utilizar los patrones de respuesta y capacidades de la propia persona, en lugar de una sugestión acerca de qué debe hacer y cómo.

Soy un guía para que encuentre soluciones, más que para decirle lo que tiene que hacer.

Los fenómenos hipnóticos son extraordinarios. Voy a nombrar alguno de ellos. La catalepsia, permite al paciente adoptar y mantener determinadas posturas, el brazo en alto por ejemplo, sin apreciables muestras de fatiga durante periodos de tiempo relativamente largos. La sugestión para dejar el ruido continuo de nuestra mente y mantener una relajación cuando te apetezca. La amnesia, capacidad de recordar hechos del pasado olvidados tiempo atrás y al salir de la sesión volver a olvidar esta información al estar ya restaurada. La regresión, la escritura automática que tanto usaron los surrealistas, los estados de sonambulismo, incluso la autohipnosis.

Por ejemplo, prefiero que mi hija conozca que es un doble enlace, un rapport o unas instrucciones post-hipnóticas y que pueda utilizarlas para sus exámenes en la facultad de educación o para equilibrar sus actos fallidos, cuando su tensión emocional sea alta por las circunstancias. Siempre he pensado que todo el mundo tenía que tener la posibilidad de conocer las inmensas posibilidades que generan los estados expandidos de conciencia y hacer uso de ellos en el momento adecuado. Los estados en los que estamos en ondas electromagnéticas bajas son de una resonancia mental sorprendente. Cada noche, al dormirnos, entramos en ondas theta para que las imágenes oníricas y los símbolos nos lleguen con claridad. Los sueños, en ocasiones, parecen muy reales, para no olvidar la información que necesitamos y para darnos cuenta de nuestra situación.

Cada noche estamos en un proceso hipnótico, nos acordemos o no de los sueños, al despertarnos. Cada noche expandimos nuestra conciencia, es parte de nuestro estado normal de salud.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *