¿Pseudo…qué?

Era septiembre de 1995. Después de haber trabajado en el sector turístico cuidando a los clientes, comencé la tarea de estudiar y comprender los fundamentos de la Medicina Tradicional China, sistema de salud antiguo y reconocido en todo el mundo, para cuidar personas.

Mi primer caso emocionante fue un hígado graso, por cierto de un policía nacional. Seis sesiones de acupuntura, cambio nutricional, más actividad física, y paisanín nuevo. Luego vinieron el lupus eritematoso sistémico, la enfermedad de sjogren, las migrañas, la fibromialgia, la colitis ulcerosa, estados depresivos…

Mi abuela, la tía Manuela, fue al médico a los 80 años, por primera vez. Algún día sacaré un post sobre: ¿Cómo se trabajaba la salud hace 100 años? ¿Cómo sobrevivieron nuestros bisabuelos – bisabuelas – abuelos y abuelas?

Nuestra tarea es sanar. No es ni censurar, ni juzgar, sino simplemente ofrecer servicios que puedan capacitar a las personas a vivir sus vidas de la mejor y más adecuada de las formas. El tipo de terapia requerida debería ser la que clínicamente satisface las necesidades de las personas y ofrece los mejores resultados terapéuticos, sin atender a la ignorancia, cuestiones de etiqueta o refinamientos sociales. Por cierto, debe existir un único principio rector: el bienestar de los que acuden a nuestra consulta.

Queda meridianamente claro.

Parece ser que estamos de moda. ¿Qué les gustará más nuestra manera de realizar los tratamientos o ser los únicos que puedan dedicarse a la salud?

Las terapias más eficaces son las que menos crédito o credibilidad tienen por parte de los sistemas de salud oficiales. 

En el mundo ya hace tiempo hay una tendencia clara hacia otra manera demostrada de vivir la salud. La era de la emoción nos llevará dentro de unos años a entender la salud de forma integrativa. Cada vez son más las personas que se han dado cuenta de los beneficios de unir un pensamiento coordinado con la emoción y su influencia en el plano físico.

Lo único que no puede ser tomado como un método científico es la ignorancia o el desconocimiento de aquello que hago, digo o manejo. La insultante naturaleza de la ignorancia es más grave cuando se hace para un beneficio particular.

La idea y el propósito es sumar, unir esfuerzos y conocimientos para que las personas tengan un nivel de salud excelente y sea lo más ventajoso posible para todos. Desunir, prohibir, apartar y alejar a las personas de su mejor condición de salud, es una idea demasiado tardía y alejada de la realidad.

La pasión y el entusiasmo con que los homeópatas, acupuntores y para no extenderme, todas aquellas personas que se dedican a la salud como vocación y ayuda a los demás, está fuera de duda.

Anda si son casi las 9:00 y empiezan a llegar a las 10:00 de cualquier lugar de España, personas que depositan su confianza en mí. Como para andar gastando el tiempo en otros menesteres que no sean dar nuestra mejor versión.

 

 

 

Las mujeres

Estuve en el pueblo, charlando con las personas mayores que resisten por allí.

La mayoría mujeres, por no decir todas. Ninguna tenía las manos finas, más bien retorcidas y algunas doloridas, para eso les dejé unos remedios. Lo primero que recuerdan es el frío, los trabajos múltiples que desempeñaban, el cuidado de la casa, la comida, huerta, los animales si había, que solía haber. Las fiestas, la siega, los bailes, los novios, las bodas.

Demetria fue la primera en abrir fuego, dijo: ¡Anda! ¡Y el marido!, que a mí me dio mucho guerra. También había que atenderlo.

En todos los sentidos- apostilló Beatriz. Risa general.

Y los hijos, que además yo tuve 7 hijos, tres chicas y cuatro chicos. No los cuidamos como hoy, que se protegen mucho, pero se peleó mucho por ellos.

La tía Piedad, la mayor, agregó: Hoy no trabajáis ni la mitad de lo que trabajamos nosotras. Hoy tenéis de todo, máquinas, mejores herramientas, ayudas para hijos, actividades y libertad que no tuvimos nosotras, por decir algo.

La verdad, les dije: Sois fenomenales, estáis hechas de otra madera. No sé cómo lo hicisteis para sacar todo adelante.

Se formó un gallinero con historias multicolores.

Una pregunta sencilla les dije: ¿Os gustaría volver a ser mujeres, si nacierais de nuevo? La mayor tiene 91 años y la más pequeña 78 años.

Todas asintieron. Les gustaría volver a ser mujeres de nuevo, con lo que saben hoy. Verlas reír juntas, es un acontecimiento.

Mujeres que salen con chándal, cómodas y tranquilas a la calle un domingo, sin una gota de maquillaje en el rostro. Mujeres elegantes, más libres de lo que creen.
Una mujer bella no es la más joven, ni la más delgada, ni la que tiene el cutis más terso o el cabello más llamativo.
Es aquella que con tan sólo una abierta sonrisa, una simple caricia y una buena reflexión puede alegrarte.
Una mujer valiosa no es aquella que tiene más títulos, ni cargos académicos. Es la que vibra con su titulación de buena persona con todo lo que tiene a su alcance.
Una mujer interesante no es aquella que se siente halagada al ser admirada por su belleza; es aquella mujer con carácter que sabe lo que quiere.
Y un hombre elegante en espíritu es aquel que valora, que se siente orgulloso de tenerla como compañera, trabajadora, amiga, madre, esposa. Que sabe tocar su corazón con delicadeza.
Que lucha a su lado compartiendo todo, desde tender la ropa, hasta devolverle los cuidados que ella le prodigó antes. ¡Qué tontos somos cuando valoramos sólo la vistosidad! 

Buscamos fuera de nosotros, sin darnos cuenta, lo que somos dentro.

Lo dicho, las mujeres, sobre todo las de antes, a mi me tienen como aliado permanente, por su valentía, constancia y enorme corazón. Si hay un sinónimo para las mujeres es ese: Gran Corazón.

Los cinco demonios blancos…

En todas las casas tenemos “Cinco demonios blancos de la nutrición actual y 5 dioses verdes”. Digo verdes, pues nacen de árboles o plantas, de lo verde.

La harina de trigo refinada, el azúcar y la sal refinada, el arroz blanco y la leche pasteurizada son los demonios blancos. Quizás, es interesante hacer un uso mínimo de las estos alimentos, pues en la mayoría de los casos tenemos excelentes sustitutos.

Los dioses verdes presentes en todas las casas, son el aceite de oliva virgen extra, el brócoli, el plátano o las uvas, nueces o almendras y el arroz integral. Representan una fuente excelente de alimentos llenos de antioxidantes, minerales, vitaminas, aminoácidos y ácidos grasos poliinsaturados.

La ecuación es muy sencilla. Durante miles de años nos hemos alimentado de nutrientes mucho más naturales y saludables. Tanto las harinas como los azúcares, lácteos y arroces refinados nos están robando, sin darnos cuenta minerales y entorpecen el funcionamiento de nuestro sistema. La sal altera muchas funciones internas.

Una de las claves de mantener la salud en marcha, es conjugar una buena nutrición, actividad física y buen descanso. Así tenemos una buena base para la salud emocional…

¿Porqué es tan difícil poner límites?

Todos los niños necesitan límites. Establecer límites a los niños no resulta solamente necesario para su seguridad, sino también para un sano desarrollo y un conocimiento del mundo en el que viven.

¿CÓMO ESTABLECER LÍMITES?

La necesidad de la libertad dentro de los límites. Aprender a manejar la frustración

Control del comportamiento agresivo. Tomar medidas antes de que lo haga el niño

Tiempo y espacio para desahogarse de calidad. Reconocer sus puntos críticos

Técnicas de meditación

Tener autoridad positiva equivale a que cualquier actuación, en relación con los hijos, vaya acompañada de dos requisitos imprescindibles: amor y sentido común responsable.

El amor supone tomar decisiones para educar a los niños en una filosofía de desarrollo que nos sea útil y eficaz.

LAS PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS DE LA EDUCACIÓN

El objetivo principal es ayudar a que cada niño alcance su máximo potencial en todos los ámbitos de la vida. Las actividades promueven el desarrollo de habilidades sociales, el crecimiento emocional y la actividad física, así como la preparación cognitiva para los futuros encuentros intelectuales.

Permite que el niño experimente la alegría de aprender, el tiempo para disfrutar el proceso y asegure el desarrollo de su autoestima. Proporciona las experiencias a través de las cuales los niños crean sus conocimientos y les prepara para el futuro.

Es durante esta etapa desde que nace hasta los seis años que un niño tiene una tremenda capacidad de aprender y asimilar el mundo que le rodea, sin esfuerzo consciente. Durante este tiempo, los niños son particularmente receptivos a ciertos estímulos externos.

Entender que no todo se puede conseguir cuando quiere, aprender a tolerar la frustración, aprender los tiempos de demora y de espera, aprender las normas de convivencia social, harán que en la vida adulta estas mismas cosas, que también le van a pasar, las pueda vivir de otra manera y con absoluta estabilidad.

Beneficios de poner límites

Las conductas y actitudes de los padres son el modelo a través del cual los hijos comprenden qué se espera de ellos. Y lo mejor es que deseen responder a esa expectativa por el amor que les transmitimos y generamos. Podrán construir la base de una buena autoestima y ser creativos, personas libres, con normas incorporadas para poder compartir y convivir.

Pautas a la hora de poner límites:

– Muéstrate segura pero con afecto, explica según las necesidades.

– Mantén la coherencia entre papá y mamá. Lo que diga uno lo colabora el otro.

– No le des más de una orden por frase. Las órdenes múltiples confunden a los niños.

– Respeta el enojo de tu hijo con paciencia.

– Sé constante en la puesta de límites. Si tus hijos perciben que el límite sólo se establece a veces, no van a cumplirlo porque no lo verán como una regla sino como una opción.

– Establece límites adecuados a la edad de tu hijo/a

– En vez de decirle lo qué no puede hacer, prueba a comentarle lo que sí puede hacer.

– Explícale a tu hijo cuáles son las reglas y las consecuencias que seguirán si no las tiene en cuenta. Están las consecuencias naturales generadas por sus actos, y también están las consecuencias generadas por los padres, que se relaciona más con el típico castigo.

 

Emocional curso Ninsbur

Sana sanita

Llevo un tiempo, manteniendo la atención en la sanación, observando cómo se comportan las enfermedades y qué me quieren decir.

El complejo entramado comunicativo entre nuestra mente y nuestro corazón está tan separado y alejado, que es común pensar una cosa y hacer otra. El cambio nos produce tanto miedo que tememos lo que aún no hemos emprendido. 

Los problemas y los conflictos emocionales son creados también, por nosotros. Los programas mentales que traemos desde los primeros meses en el útero materno marcan el desarrollo posterior.

El cuerpo refleja a la perfección dónde está bloqueada la emoción, que siempre me está limitando. El cuerpo es el campo de batalla de las emociones. Esto quiere decir que nos dejan marcas sobre nuestro físico.

Las emociones son las absolutas regidoras de la vida. Nuestra alma es poco probable que enferme, pero su síntoma y reflejo en el cuerpo es claro. Entendí que la diferencia entre estar sano y estar enfermo radica en nuestra emoción. La mente ha de doblegarse, tener paciencia y comprensión para seguir el dictado de las emociones. Me dí cuenta que la alegría y la tristeza son las mismas ganas de vivir, de ser amado. Dejé de juzgar las causas.

Sanar se sana uno mismo. Observé que somos la propia fuente de nuestra curación y disponemos de recursos para ello.

Hoy estoy seguro de que no hay enfermedades incurables, sólo emociones insoportables.

 

Espiritual Cursos Ninsubur

Alta Sensibilidad

¿Por qué percibo las cosas de un modo diferente? ¿Por qué sufro más que el resto?  ¿Por qué observo y siento cosas que los demás suelen pasar por alto?

Es muy posible que durante la infancia, fueras muy consciente de esa distancia emocional y la sensación de vivir de forma más intensa las emociones.

Ya hace más de media década Jüng nos habló de la personalidad introvertida, detalló con minuciosidad los rasgos de una nueva dimensión no descrita hasta entonces y que reflejaba una realidad social: la de las personas altamente sensibles, reflexivas, empáticas y a la vez, reactivas emocionalmente.

La alta sensibilidad no es un motivo para sentirte diferente. 

El niño con alta sensibilidad va a percibir aspectos que le van a ofrecer una manera particular de enfocar.

El conocimiento de las emociones es un arma de valioso poder. Nos acerca más a las personas para entenderlas, pero a su vez, también nos hace más vulnerables al dolor. La sensibilidad  al comportamiento de los demás, desengaños, ironías, falta de compromiso ¡Es que es más raro! Tu conocimiento sobre las emociones te exige también saber protegerte. Saber cuidarte.

Se encuentran a gusto con su soledad. Son personas que disfrutan de la música, lectura, de los demás, sin embargo, es en soledad donde, en ocasiones, se encuentran más protegidos.

A la hora de hablar de las personas altamente sensibles, se les asocia al sufrimiento. A su tendencia a las depresiones, a la tristeza, a sentirse rechazados frente al comportamiento de la gente.

Y no hablamos sólo de relaciones afectivas, el cariño cotidiano, el sencillo acto de experimentar una melodía, los olores, paisajes, disfrutar de un cuadro, es para las personas altamente sensibles una vivencia intensa.

La alta sensibilidad no tiene solución. Uno viene al mundo con ese programa, con esa particularidad.  Sus preguntas internas, su tendencia al perfeccionismo, su vulnerabilidad emocional.

Una vez uno reconoce lo que es y lo que nos puede aportar, llega el momento en que debemos aprender a gestionar. No permitas que las emociones negativas te desborden en ciertos momentos. Esto es devastador para las personas con hipersensibilidad

La alta sensibilidad es vivir desde el corazón. Nadie vive más intensamente el amor, nadie se deleita más con los pequeños gestos cotidianos, con la amistad, con el cariño. Debes aprender también que los demás, van a otro ritmo, que no tienen tu umbral emocional. Entiende quien eres, acepta y transforma tu vulnerabilidad en fortaleza.

¿Tienes barreras limitantes?

¿Cómo puedo identificar de dónde vienen mis bloqueos y creencias limitantes?

Hablando de cara y sin tapujos. Sentir que estoy bloqueado y con brumas en la cabeza, es cotidiano en el mundo actual. El miedo es algo que sentimos todos, sin excepción, Nadal, Brad Pitt y Perico los palotes. Si no hay una gestión, ese miedo lo tengo arraigado, para NO dejarme crecer en el nivel personal, emprender mi negocio, establecer mis relaciones. Nos gobierna la emoción y sentimos que no podemos regularlo nunca.

Creer que no estás preparada para hacer lo que tienes que hacer, es una creencia que gobierna tu psique. Lo que no es apropiado, la vergüenza, lo que van a decir los demás, eso no soy yo. Hemos de dejar la mente y la emoción quietas, de lo contrario nos pasan factura.

Me he vuelto a dar cuenta de dos acciones, que forman parte de nuestro aislamiento. Una, es el hábito de sentirme sóla o creerme que estoy sóla. Otra es sentirme paralizada hacia mi propósito.

Escondemos nuestra vida real y nos mostramos en un escaparate, donde observamos que nuestra vida no es la que queríamos, los demás son mejores. Eso es falso, tu vida es maravillosa por el hecho de ser TÚ. Compararnos con los demás, querer ser perfecto, sabotear lo que has conseguido suele traernos la sensación de soledad y no ser lo suficiente bueno en mi trabajo, en mi vida diaria. 

Somos complejos en nuestra forma de pensar. La imagen que tenemos de lo que somos y lo que tenemos que cambiar, siempre plantea conflictos a nuestra mente. Al cerebro no le gusta cambiar, si le hemos acostumbrado a ser de una forma, intentará mantenerse en ese proceso a toda costa.

A nivel mental conectar con nuevas creencias que me impulsen a cambiar, ahora sin miedos, ni prejuicios, es el primer paso.

Ya he dejado la idea de que la vida y las personas me deslumbren, hoy tengo el enfoque puesto en lo que es mi estilo. Parece que nunca llega el momento en que me ocurran las situaciones, estados que quiero en mi entorno, en mi vida.

Imagina y descubre que vas a convertirte en la creadora de tu existencia.

Ni tan hondo es el valle, ni tan alta es la montaña. El pensamiento mantiene mi forma de limitarme, la conciencia la manera de crearme. 

En Clase

Charlabamos en el taller del fin de semana pasado, que al entender el inconsciente y manejarlo con cierto sentido, el cambio es más estable y rápido. El modo de observar el mundo adquiere más posibilidades y entramos en un centro de poder y decisión.

El inconsciente ¿es todo lo que está escondido de nuestra naturaleza?- comentó una alumna.

-Bueno, digamos que es la parte de nosotros más profunda, más real y más sincera. Al no darnos cuenta de su acción conlleva el sentirnos en desarmonía con nosotros.- le dije. Otra alumna preguntó:

-Si suponemos, que es verdad que no morimos y nuestra energía se transforma ¿En qué nos convertimos?  ¿Nos encontramos con nuestros seres queridos?

-Si te soy sincero. No lo sé- esa fue mi respuesta. Tengo la intuición de que volvemos a un origen que ya fuimos. Nos encontramos con nuestros antepasados, pues seguro que nunca han vivido lejos de nosotros.

Desde mi punto de vista, nuestro pensamiento emite en ondas, soñamos en ondas Theta, nuestro sonido son ondas, nuestro cuerpo emite ondas y las recibe a diario. La sensación que tengo es la de convertirnos en ondas, en otra dimensión. Dejamos la parte material aquí, desde luego, más el espíritu sigue camino.

La VERDAD, es la verdad, independiente de las creencias que cada persona mantenga como su realidad cotidiana. La espiritualidad no tiene que ver con religiones, dioses, ritos o juicios. El espíritu es un fractal. La parte contiene el todo, somos una parte de la energía del universo, de la fuente que generó lo que vemos y lo que no vemos.

-Preguntó de nuevo: ¿Por qué nos cuenta tanto conectar con ese espíritu? 

-Pues, porque nos dedicamos a competir. Estamos divididos. Nadie nos ha mostrado el camino del espíritu. Espiritual es lo inmaterial e invisible. Nos enseña a cultivar y perfeccionar lo que aún no entendemos de la vida. La parte de mi que conozco poco.

Pongo un ejemplo, que siempre son gráficos: Hacemos una vasija de un trozo de arcilla, material, más, es el hueco vacío que hay dentro el que hace útil el recipiente, inmaterial.

Si te permites empezar a vivir con tu espíritu, entiendes que la vida tiene una misión. Este sentido está unido a la idea, somos lo que nos proponemos Ser.

-Nos miramos, nos entendimos. Hicimos una pausa para jugar a la pelota y hacer un fosfeno.

Pasión por tu camino

Cuántas veces has pensado en dar la mejor versión de ti?

Hablaba con un paciente sobre la dificultad de este tema, antes de una sesión de hipnosis. Y le comentaba:

¿Quién no ha deseado alguna vez ser una distinta versión de sí mismo? 

No somos los gerentes del universo, pero tenemos la máquina exacta para actualizar nuestras versiones. Todas esas exigencias, expectativas que se esperan de ti, te bombardean de forma constante haciéndote creer que no tienes la suficiente confianza.
Suelen manifestarse en las relaciones personales o familiares basadas en la crítica y la exigencia, falta de reconocimiento o de cariño, acontecimientos traumáticos, etc. Incluso la propia sociedad nos dice en los anuncios, que nuestra vida no es lo suficientemente buena.
Nos sentimos limitados. Acabamos viendo más defectos que virtudes en nuestra persona. Así es, como programamos nuestro cerebrito. No sabemos decir NO.

Actuamos por miedo a ser rechazados, a que nos dejen de querer o se vayan de nuestro lado.

¿Es posible que enfermemos por no sentirnos queridos?

Estamos muy lejos de nuestra mejor versión, cuando aparece la dependencia emocional. Dar más importancia a la imagen que tienen los demás de ti, en vez de tu propio sentimiento.
La poca autoestima se convierte en dependencia emocional y necesidad de los demás. Situaciones que nos dañan y seguimos permitiendo. Aún así, tratamos de no hacer ruido. Para no molestar. Para que nos quieran.

Hemos de fracasar sin miedo y fracasar rápido. Caída, ver el impacto sufrido, levantarse, sacudirse y a por otra cosa.
Nuestro cerebro es una maravillosa herramienta que se adapta a todo. Depende de tu capacidad y actividad conectarlo a lo que necesitas, no ya para ser feliz, sino para vivir sin complejos.
Tenemos que querernos más, sentir nuestra alegría y conexión, pero aún más cierto es, que tenemos que querer a los demás del mismo modo. Por ahí viene la mejor versión.

Pasión por tu camino

Duelo por un animal

El duelo refleja la importancia que tienen los seres vivos en nuestra vida. No todos tenemos la misma afinidad con los animales. En algunas personas, los animales son fuente de tensión, miedo, fobias, alergias… en cambio a otras, nos parecen seres cercanos, con personalidad propia y en algunos casos, muy fieles. Vemos amigos y familia.  Viven, comen, duermen con nosotros y nos lo hacen pasar genial si te pones a su nivel: el juego.

El duelo en una persona que ha perdido a su amigo (perro, gato, loro, caballo, tortuga, etc) que la acompañaba y vivía con ella, puede ser tan duro como la muerte de un ser querido, sea o no del grupo familiar. Amar a los animales con la profundidad que ellos nos aman a nosotros es una emoción superlativa.

La pérdida de un ser querido, aunque sea un animal va más allá del pensar que “sólo” era un animal.

Al sentir la necesidad de estar con ese amigo que ya no está, instala el duelo en nuestra vida. Un plan de acción directa es beneficioso para estos momentos de la vida. Aceptando estas etapas, dejas parte del dolor que produce la pérdida, así nos acercamos al desapego.

  1. Negación – Aislamiento. No puede ser. ¿Porqué a mí? No quiero ver a nadie.
  2. Ira – Tristeza. Se van intercambiando según la época que nos encontremos.
  3. Negociación – Explicación. Todo tiene un sentido oculto, es el lenguaje de la vida.
  4. Depresión – Comprensión. Hay momentos que le echo de menos, la comprensión sin juzgar la situación
  5. Aceptación – Integración Emocional. El aceptar trae consigo integrar que está vivo para mí.

Sentir que este amigo va a vivir para siempre en tu corazón como una parte de tu alegría y aprendizaje, finaliza la sensación de separación. Todo se aclara, se calma.

Amigo es la persona con la que te atreves a ser tu mismo, como si un espejo brillante reflejara lo idénticos que somos. Amigos son los que viven con nosotros, nos alegran los días y nos permiten disfrutar de la libertad de ser como ellos, como nos da la gana, sin juzgar, sin límites, aceptando como son y sienten.