curso de retiro practico expansion de la conciencia

¿Cómo tratar a los demás?

Mientras le ayudaba con la colocación de unas maderas policromadas y otros ropajes, le pregunté al párroco del pueblo: “Cuidamos al prójimo como a nosotros mismos”.

De ahí surgió este post corto y directo. Me contestó: “Cada uno lo intenta a su manera” Le replique tranquilo: “Si lo intentas, no sale. ¿verdad?, sólo sale cuando lo haces”

Me miró más certero y profundo. “Eso no lo hace ni tu ni nadie” dijo.

Volví a comentarle:“El mundo sería bien distinto, si eso fuera real”

Eso sería una bendición. Sería un cambio intenso en la vida de muchas personas. ¡Bueno. De todo el mundo! comentó más alegre.

Los dos sabíamos que eso es una utopía, más nos sentó bien la idea de que fuera posible. Mientras seguimos colocando las maderas, hablamos de que esta idea es muy antigua.

Jesús lo enseñó en las pétreas tierras de Judea. Buda lo hizo en la India a orillas del Ganges. En China, hace más de 25 siglos Confucio y Lao Tse lo contaban. Zoroastro o Zaratustra lo enseñó a sus discípulos en Persia. Y tantos otros, lo habrán llevado hacia todos los rincones.

“Cuida de las personas, de la misma forma que te gustaría que ellas cuiden de ti”

Pensaba, todos manejamos máximas de algún modo, sólo falta ponerlas en práctica.

Amar es una riqueza, que aumenta cuanto más se da.

El viejo arte de manejar la emoción

¿Sabías porque repites de forma reiterada ciertas acciones, situaciones o actividades que No te gustan?  ¿Sabes gestionar bien tus pensamientos y la emoción que se esconde detrás de ellos?  Todo lo que queremos conseguir es mejorar tu calidad de vida. Soltar lo viejo para que llegue lo nuevo. ¿Cómo manejar el estrés y poner el foco en lo que quieres conseguir?

El estrés no es físico, mental, ni emocional. El estrés es todo lo que aún no soy capaz de utilizar de forma favorable y ventajosa en mi vida. ¿Cuáles son tus vivencias diarias que necesitas mejorar?

¿Qué claves y estrategias usas en tus relaciones laborales, seas trabajador autónomo o por cuenta ajena?

La emoción lo es todo, de hecho la mayoría de nuestras acciones son inconscientes, no tienes una idea clara de porqué lo haces, simplemente lo has aprendido a hacer de esa forma. Sentirte con confianza y tranquilidad a nivel emocional, con abundancia económica, laboral y personal, tiene una influencia brutal en nuestro entorno.

Hoy os dejo la clave primera: Identificar. ¿Qué te ocurre ante las situaciones que no manejas con habilidad? Siempre un ejemplo, que es más nutritivo. Si ante una respuesta, la aparición de ciertas personas, un trabajo que has de realizar, aparece un impulso de tensión o malestar, ahí tienes la identificación. No te está gustando o siendo satisfactorio lo que han dicho, la aparición de esas personas o cómo vas a enfocar el trabajo. En el caso de que no ocurra ningún impulso interno es sinónimo de estabilidad, no hay ningún conflicto.

Que hace nuestro cerebro. Se dirige hacia el hábito o patrón de conducta que ya conoce y ha repetido como habitual. Esta, es la conducta limitante. YA ESTÁ IDENTIFICADA. Los obstáculos con que mi mente se bloquea son numerosos, tanto sean reales como imaginarios, el cerebro no distingue entre ambos. Véase rabia, miedo, ansiedad, rechazo, el que dirán, no saber decir No, el agobiante momento de hablar en público, creer que no puedo hacer bien mi trabajo, superar una adicción como el tabaco.

Estas creencias, generan en el cerebro una respuesta de estrés, si se somatiza y pasa al cuerpo se llama migraña, insomnio, angustia en el pecho, hipertensión, úlcera de estómago, falta de energía al levantarte.

La segunda clave, para obtener colaboración de nuestra mente es la gestión emocional hacia nuevas creencias y enfoques que dejen de limitarnos.

Todos tenemos el mismo potencial, sólo hay que saber hacerlo útil.