La onda resonante de Schumann

Como cada mañana que puedo pasear con Linda por los viejas montañas, siento, aparte de la brisa ligera en las melenas de Linda, que los seres vivos formamos un todo integrado con el Universo que nos envuelve y dependemos de numerosos procesos químicos y bioquímicos. Lo que quiero decir es, que todos los seres vivos somos absolutamente dependientes de las características físicas concretas de nuestro planeta madre: la Tierra. Realidades como la gravedad, la temperatura, la humedad, la presión atmosférica, la iluminación, irradiación solar, las radiaciones atómicas de minerales terrestres, las ondas y campos electromagnéticos, las sentimos a diario.

Cuando, el físico alemán Schumann, descubre que la tierra posee un campo electromagnético propio que la recubre y emite una vibración resonante que se forma entre el suelo y la parte inferior de la ionosfera situada a unos 100km por encima de nosotros, empecé a pensar en qué información nos llega y cómo.

La onda de resonancia de Schumann, funciona en una frecuencia de 7,83 hz. Esta vibración está en las personas, animales y plantas.
Algunos autores creen que a partir de los años 90 esta frecuencia comenzó a aumentar llegando a los 11 hertz.

Por este motivo, se sospecha, que existen las perturbaciones climáticas, trastornos en las personas y una incrementada aceleración del tiempo en el cual vivimos.
Se ha comprobado que no podemos ser saludables fuera de esta frecuencia biológica natural. Siempre. por ejemplo, que los astronautas, en los viajes espaciales, quedaban fuera de la resonancia Schumann, enfermaban. Pero sometidos a la acción de las “ondas de resonancia Schumann” recuperaban el equilibrio y la salud.

Como la vida es tan misteriosa y fantástica nos muestra una sorpresa. La piedra quieta e incrustada en la Tierra habla a través de sus ondas Delta, entre 0-4 Hz, para entenderlo, las piedras están vivas, emiten en niveles de onda muy bajos, nosotros sólo cuando dormimos profundamente como troncos, entramos en esa vibración tan baja.

El ser vegetal se comunica dentro del rango de ondas theta entre 4-8 Hz, dentro de la resonancia de Schumann 7,83 Hz. Después de dormir a pierna suelta, en la noche o en la siesta, subimos de frecuencia hasta las ondas theta, las mismas que emanan de la naturaleza y empieza el juego de los sueños, es precisamente en este mundo Theta cuando soñamos.

La información contenida en los sueños, durante los ciclos cerebrales 7,83 Hz, no es más que la información de nuestro inconsciente y el vasto mundo de la resonancia Schumann, contenida en la ionosfera durante millones de años.

Esta vibración es considerada el estado natural de todo. Entender mejor esta dependencia y adaptación entre los seres vivos y la Tierra, es fundamental para entender nuestra conexión con los minerales, el mundo vegetal y el animal.

 

¿Has experimentado un sueño lúcido?

 

Observando las estrellas desde este trozo de montaña donde habito, tengo la impresión de que las estrellas también me observan, me devuelven la mirada, como si el ojo con que miro el mundo y el ojo que me observa a mí, es la misma visión. Tengo la profunda sensación de que los sueños actúan de esta forma. Tener el valor de superar las creencias dogmáticas y los prejuicios en los que cada uno nacemos y vivimos es el primer paso para experimentar otras posibilidades.

Una vez que uno se da cuenta en el sueño, que está soñando y se siente dentro del sueño, está en un sueño lúcido. No es un viaje astral o una locura transitoria, se experimentan sensaciones intensas, colores vivos, imágenes perfectas.
Cuando te das cuenta de cuan reales son los sueños, pueden parecerte más normales. Soy consciente que durante el sueño lúcido la mente creativa está altamente activa, y por tanto, puede mejorar nuestras habilidades.
En el sueño puedes ver las cosas desde distintos puntos de vista. La información que obtengas en los sueños lúcidos puede ser fundamental, puedes acceder a tu inconsciente y hablar con él cara a cara, está frente a ti, en todas y cada una de las cosas que percibes.
En un sueño lúcido puedes pedirle consejo a tu mente holográfica. Este proceso tiene acceso inmediato a los problemas más arraigados e información de cosas que probablemente ni siquiera recuerdes.
En un sueño lúcido puedes enfrentar tus problemas, tus miedos y ver su origen.

Un ejemplo. que siempre me viene a la memoria, es la muerte de un ser querido del que no me hubiera podido despedir, como a mí me gustaría. Sentir en un sueño lúcido que estás hablando con su energía y te has puesto en contacto con ella, es sorprendente. El caso es que la mente reconoce el sueño como real, si te despides de la forma que quisieras de tu ser querido ya fallecido, al despertar tendrás una sensación de alivio enorme, y ya no sentirás ese agobio de no me pude despedir. Te sentirás realmente como si te hubieras despedido de la persona, sean cuales sean tus creencias, porque en tu inconsciente experimentaste una situación real en la que lo hacías, y te proporciona ahora tranquilidad.

Un minuto de meditación mientras sueñas lúcidamente equivale a unos días de retiro espiritual.

El ser que somos nunca duerme.

Los Símbolos

¿Qué son los símbolos?

¿Qué nos quieren decir los símbolos?

A medida que crecemos y conectamos con nuestro hemisferio derecho, vamos siendo conscientes y distinguimos los signos exteriores de los símbolos interiores. La enorme diferencia es que el símbolo siempre añade mucha más información que la que representa. El signo es simplemente eso, un signo, y ahí se queda, representa simplemente lo que representa.

Una de las maneras de conocer los símbolos es, a través de la Mitología. Los mitos se refieren al inconsciente. Aquellas historias antiguas, llamadas mitología tienen en sí mismas la impronta para explicarnos la relación entre la historia y el mensaje que nos transmite.

Los doce trabajos de Hércules no son más que relatos para conseguir la libertad, hemos de estar dispuestos a sacrificarnos, el esfuerzo ha de ser dirigido sin temor, hasta conseguir nuestro objetivo.

El mito de Ariadna y Teseo en el laberinto del minotauro, nos muestra como bajar a nuestro desconocido inconsciente, acabar con nuestra oscuridad enfrentandonos a ella y regresar por el hilo que nos guía y nos ayuda a realizar nuestra misión.

En el mito de Penélope nos relata como la inteligencia intuitiva y la integridad nos proporciona aliados poderosos ante las adversidades.

La historia de Perseo es un relato  de coraje en la batalla contra el odio y el temor, y refleja el modo en que lo divino está presente en todos, a través de los dones.

La lucha y el sacrificio que requieren el obrar apropiado conducen al cese del conflicto y a la creación de una persona superior. Pero el héroe no persigue esta búsqueda conscientemente, la forma de obrar, de andar el camino espiritual; es inconsciente.

Cuando conocemos un poco más nuestro inconsciente, observamos la cantidad de información simbólica que genera cada día nuestra psique.