La Era de la emoción

En estos años, me dí cuenta que la mayor parte de nuestro sufrimiento, por no decir el 100% del dolor, enfermedades y alteraciones de salud se debe a la emoción. La carga emocional del maltrato en la infancia, perder a un ser querido, el rechazo de los demás, la soledad de sentirme separado, los conflictos en el trabajo crean en nosotros experiencias que son la fuente de lo que nos ocurre. Las emociones alteran nuestra vida en un grado superlativo

Hoy tengo la certeza que estamos a las puertas de un cambio poderoso, la era de comprender y descubrir lo que ocurre con nuestras emociones. La Era de las emociones y su conexión con la forma de vivir.

Todos los traumas, preocupaciones excesivas, agobios mentales y actos que no hemos solucionado de forma adecuada vuelven repetidamente.

Para ello necesitamos saber nuestro verdadero propósito y la misión de la vida. Nos cuesta integrarnos en la vida, vivirla plenamente

La sorpresa es que la emoción nos dirige a la espiritualidad. Dejamos atrás las comeduras de cabeza, ruido mental  ya conocido, para observar lo que una emoción estable puede hacer por nosotros.

Nuestro cuerpo es la diana de la emoción. Regresamos al pasado con la experiencia traumática y el cuerpo vuelve a sentir el pasado.

Estamos separados de la emoción. Descubrir las posibilidades de generar una vida completa. Saber cómo integrar las emociones negativas en un sistema que te sea efectivo.

La emoción tiene sus códigos. Donde ha habido dolor y rechazo, lágrimas y desarraigo hay una marca establecida.

La culpa no la tiene el jefe, la sociedad, el sistema monetario, ni los demonios, ni las oscuras maniobras del poder, ni la mala suerte. La culpa no existe, sencillamente.

La emoción positiva nos trae un bienestar:

  • Genera el cambio de hábitos y acaba con las adicciones.
  • Gestiona el estrés y los trastornos de ansiedad.
  • Mejora la autoestima.
  • Controla el dolor
  • Ayuda en la mejora del estado de ánimo
  • Afronta situaciones estresantes y estados de duelo

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *