Pasión por tu camino

Cuántas veces has pensado en dar la mejor versión de ti?

Hablaba con un paciente sobre la dificultad de este tema, antes de una sesión de hipnosis. Y le comentaba:

¿Quién no ha deseado alguna vez ser una distinta versión de sí mismo? 

No somos los gerentes del universo, pero tenemos la máquina exacta para actualizar nuestras versiones. Todas esas exigencias, expectativas que se esperan de ti, te bombardean de forma constante haciéndote creer que no tienes la suficiente confianza.
Suelen manifestarse en las relaciones personales o familiares basadas en la crítica y la exigencia, falta de reconocimiento o de cariño, acontecimientos traumáticos, etc. Incluso la propia sociedad nos dice en los anuncios, que nuestra vida no es lo suficientemente buena.
Nos sentimos limitados. Acabamos viendo más defectos que virtudes en nuestra persona. Así es, como programamos nuestro cerebrito. No sabemos decir NO.

Actuamos por miedo a ser rechazados, a que nos dejen de querer o se vayan de nuestro lado.

¿Es posible que enfermemos por no sentirnos queridos?

Estamos muy lejos de nuestra mejor versión, cuando aparece la dependencia emocional. Dar más importancia a la imagen que tienen los demás de ti, en vez de tu propio sentimiento.
La poca autoestima se convierte en dependencia emocional y necesidad de los demás. Situaciones que nos dañan y seguimos permitiendo. Aún así, tratamos de no hacer ruido. Para no molestar. Para que nos quieran.

Hemos de fracasar sin miedo y fracasar rápido. Caída, ver el impacto sufrido, levantarse, sacudirse y a por otra cosa.
Nuestro cerebro es una maravillosa herramienta que se adapta a todo. Depende de tu capacidad y actividad conectarlo a lo que necesitas, no ya para ser feliz, sino para vivir sin complejos.
Tenemos que querernos más, sentir nuestra alegría y conexión, pero aún más cierto es, que tenemos que querer a los demás del mismo modo. Por ahí viene la mejor versión.

Pasión por tu camino

4 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *