¿Porqué es tan difícil poner límites?

Todos los niños necesitan límites. Establecer límites a los niños no resulta solamente necesario para su seguridad, sino también para un sano desarrollo y un conocimiento del mundo en el que viven.

¿CÓMO ESTABLECER LÍMITES?

La necesidad de la libertad dentro de los límites. Aprender a manejar la frustración

Control del comportamiento agresivo. Tomar medidas antes de que lo haga el niño

Tiempo y espacio para desahogarse de calidad. Reconocer sus puntos críticos

Técnicas de meditación

Tener autoridad positiva equivale a que cualquier actuación, en relación con los hijos, vaya acompañada de dos requisitos imprescindibles: amor y sentido común responsable.

El amor supone tomar decisiones para educar a los niños en una filosofía de desarrollo que nos sea útil y eficaz.

LAS PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS DE LA EDUCACIÓN

El objetivo principal es ayudar a que cada niño alcance su máximo potencial en todos los ámbitos de la vida. Las actividades promueven el desarrollo de habilidades sociales, el crecimiento emocional y la actividad física, así como la preparación cognitiva para los futuros encuentros intelectuales.

Permite que el niño experimente la alegría de aprender, el tiempo para disfrutar el proceso y asegure el desarrollo de su autoestima. Proporciona las experiencias a través de las cuales los niños crean sus conocimientos y les prepara para el futuro.

Es durante esta etapa desde que nace hasta los seis años que un niño tiene una tremenda capacidad de aprender y asimilar el mundo que le rodea, sin esfuerzo consciente. Durante este tiempo, los niños son particularmente receptivos a ciertos estímulos externos.

Entender que no todo se puede conseguir cuando quiere, aprender a tolerar la frustración, aprender los tiempos de demora y de espera, aprender las normas de convivencia social, harán que en la vida adulta estas mismas cosas, que también le van a pasar, las pueda vivir de otra manera y con absoluta estabilidad.

Beneficios de poner límites

Las conductas y actitudes de los padres son el modelo a través del cual los hijos comprenden qué se espera de ellos. Y lo mejor es que deseen responder a esa expectativa por el amor que les transmitimos y generamos. Podrán construir la base de una buena autoestima y ser creativos, personas libres, con normas incorporadas para poder compartir y convivir.

Pautas a la hora de poner límites:

– Muéstrate segura pero con afecto, explica según las necesidades.

– Mantén la coherencia entre papá y mamá. Lo que diga uno lo colabora el otro.

– No le des más de una orden por frase. Las órdenes múltiples confunden a los niños.

– Respeta el enojo de tu hijo con paciencia.

– Sé constante en la puesta de límites. Si tus hijos perciben que el límite sólo se establece a veces, no van a cumplirlo porque no lo verán como una regla sino como una opción.

– Establece límites adecuados a la edad de tu hijo/a

– En vez de decirle lo qué no puede hacer, prueba a comentarle lo que sí puede hacer.

– Explícale a tu hijo cuáles son las reglas y las consecuencias que seguirán si no las tiene en cuenta. Están las consecuencias naturales generadas por sus actos, y también están las consecuencias generadas por los padres, que se relaciona más con el típico castigo.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *