QUO VADIS?

Las personas que pasan por nuestra vida, no son nuestras. Yo no soy de nadie, ella tampoco es mía. Nuestros amigos o enemigos tampoco son nuestros

Todo lo que ocurre en la existencia, aquí, es temporal, aunque deje huella. Influimos en los demás y los demás en nosotros.

Somos préstamos voluntarios de momentos geniales, trascendentales, emotivos y a veces, inolvidables.

Hemos de ser eficaces, pues la vida se puede desconectar en cualquier momento. Todavía no entiendes, ¿qué hay detrás de tu cara?

No sabes para qué te siguen pasando toda clase de situaciones. Eres capaz de reconocer el proyecto sentido y el programa emocional con el que todos nacemos.

Cada persona que conoces está luchando con sus propios problemas.

Se amable con ella. No podrás resolverlos, más tu cariño en este momento puede que sea el bálsamo que estaba esperando. Cada estado emocional nos dice cómo estamos y no siempre sabemos manejarlo.

La alegría que transmitimos a los demás por ser esa misma alegría, también es un sueño.

Muestra a la vida como palpita tu corazón. Muestra al mundo lo que has logrado hacer con tu material espiritual, eso trae certeza y confianza a tus células.

No te comportes como si lo supieras, no enseñes.
Sólo muestra lo que has logrado hacer contigo mismo, sin mostrarlo.