Ríete

Dicen que vivimos en un mundo atormentado y desorientado. ¿Quién lo ha hecho así? Dentro del amplio abanico de experiencias que nos toca vivir, la actitud que tengamos frente a ellas, es básico.

Ante una misma situación embarazosa o desagradable, cada persona tiene distintas maneras de reaccionar. Es en ese momento donde tenemos la opción de reírnos, a veces con sarcasmo, logrando quitar ese poder negativo que ejercen en nosotros.

En la vida, es necesario ser flexibles. Nada es tan serio ni tan rígido.

Caer en una postura de victima, sufriendo por aspectos de nuestra personalidad, tiene poco sentido. Hay que ser original hasta para saber que no pasa nada.

El sentido del humor sobrepasa todas las situaciones cotidianas, es una acción genial y brillante.

La risa y el buen humor es un ejercicio excelente para la vida. 

Relega al olvido tus actos fallidos y limitaciones pasadas, para renacer con renovados estímulos a una vida donde actúes con la mejor versión de ti mismo.

Practica la simpatía y adquiere el hábito del contento a través de todas las circunstancias, pero cuidado, hazlo de verdad, sin caretas.

Proponte firmemente no criticar a nadie, ni juzgar, ni quejarte, ni aún de pensamiento, pues los pensamientos transforman tu decisión y te quitan energía.

Reír es dar opciones y posibilidades al momento presente.

Vive con pasión y compromiso profundo lo que amas. Y sobre todo, no te olvides del sentido del humor. Lo que más recordamos de los demás son las experiencias vividas juntos y las risas.

1 comentario

Los comentarios están desactivados.